Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boicoteo de los padres a un niño portador de sida en un colegio de Zaragoza

Sólo cuatro alumnos de los 22 de preescolar del aula de Rubén, el niño de cuatro años portador de anticuerpos del sida, acuden a clase en el colegio público del barrio La Cartuja, de Zaragoza. Los padres de la mayoría de los niños decidieron el viernes no llevar a sus hijos al colegio tras recibir un escrito de la Dirección Provincial de Educación en el que contestaba de forma negativa a su petición de enviar al centro un profesor de apoyo para Rubén. Se rompe así la aparente normalidad de días pasados y se mantiene la incógnita sobre lo que ocurrirá el próximo lunes.El ministerio entiende que "al no existir peligro de contagio, cualquier medida excepcional conllevaría una discriminación soterrada". Las autoridades académicas han hecho un llamamiento al diálogo y la responsabilidad social por parte de los padres de los alumnos. Éstos están dispuestos a llevar a sus hijos a otro colegio de Zaragoza y el lunes celebrarán una reunión para decidir su postura.

El problema parecía superado tras la vuelta de los dos hermanos portadores de anticuerpos, Rubén y Jennifer, ésta de dos años, al colegio y la guardería al contar con el apoyo del claustro de profesores y la junta directiva de la asociación de padres, que se pronunciaron a favor de su integración. Sin embargo, un grupo de padres de alumnos de la clase de Rubén solicitó un profesor de apoyo o dividir el aula en dos para que así el pequeño estuviera mejor atendido, pues no consideraban suficiente la presencia en el centro de dos psicopedagogas enviadas por el ministerio para controlar la integración del niño. En la guardería de Jennifer también se han producido algunos abandonos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1990