'El sueño del mono loco' consigue los galardones dedicados a la mejor película y al mejor director

Fernando Trueba obtiene seis premios Goya del cine español

El sueño del mono loco, dirigida por Fernando Trueba, obtuvo anoche el premio Goya a la mejor película española estrenada durante 1989, así como otros cinco importantes garlardones -mejor director, guión adaptado, producción, fotografía y montaje-, que la convirtieron en la triunfadora de la entrega. El acto, breve y entretenido, se celebró en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid. Una intérprete octogenaria, Rafaela Aparicio, consiguió el premio a la mejor actriz, y un joven de 20 años, Jorge Sanz, el dedicado al mejor actor. El premio a la mejor dirección novel fue para Ana Díez, por Ander eta Yul.

Aparicio obtuvo el premio por, su trabajo en El mar y el tiempo, de Fernando Fernán Gómez, y no pudo acudir a recibirlo. Jorge Sanz lo consiguió por Si te dicen que caí, de Vicente Aranda.El resto de los premios se distribuyeron como sigue: tres para El niño de la luna, de Agustí Villaronga (guión original, maquillaje y diseño de vestuario); dos a Esquilache, de Josefina Molina (mejor actor secundario, Adolfo Marsillach, y mejor dirección artística, Ramiro Gómez y Javier Artifiano), y dos a Montoyas y Tarantos, de Javier Escrivá (mejor música, Paco de Lucía, y mejor sonido). María Asquerino obtuvo el premio a la mejor actriz secundaria por El mar y el tiempo; La grieta, de J. P. Simon, el Goya a los mejores efectos especiales; La bella de la Alhambra, del cubano Enrique Pineda Barnet, a la mejor película extranjera de habla hispana, y Los cuatro músicos de Bremen, de los Estudios Cruz Delgado, a la mejor película de animación.Volver a la risaFernando Trueba dijo sentirse anoche muy satisfecho de que su película haya sido la más votada por los miembros de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (alrededor de 500) y expresó su deseo de que el recibir los dos premios más importantes del cine español sirva para que el público siga acudiendo a verla.

El sueño del mono loco, que es taba propuesta para 11 premios uno menos que Esquilache, pero de más importancia, se basa en la novela homónima de Christopher Franck, y está interpretada por Jeff Gold Brum y Miranda Richardson. "He dedicado dos años y medio de mi vida a esta película tan dramática", dijo Trueba, "y ahora lo que me apetece es volver a oir las carcajadas de la gente en la sala, que es una cosa por la que realmente merece la pena trabajar. Por eso estoy adaptando una comedia de enredo titulada Un gemelo singular".Trueba, que sostenía varias estatuillas en las manos, ironizó sobre: el peso de los galardones, que este año han pasado de siete kilos cada uno a dos kilos. "Estoy muy contento de que los hayan aligerado, porque si no a estas horas ya tendría la columna vertebral hecha polvo".

Jorge Sanz, de 20 años y con 25 películas en su filmografía, declaró que el premio supone para él una "sorpresa total" ya que competía con actores de la envergadura de Fernando Fernán Gómez, Alfredo Landa y Juan Diego. "Son nuestra escuela", dijo. "Por supuesto que tengo mucho que aprender todavía de ellos". "Mi personaje en Si te dicen que caí , agregó Jorge Sanz, es completamente distinto a lo que soy yo, y me permitió escapar de mi mismo y crear un personaje".

Al acto en el Palacio de Exposiciones y Congresos asistieron decenas de profesionales del cine, pero Antonio Giménez Rico, presidente de la Academia, se felicitó, en su alocución de apertura de la velada, por la presencia de caras "populares por otros motivos". Se refería a los ministros de Economía, Carlos Solchaga; de Industria, Claudio Aranzadi, y de Cultura, Jorge Semprún, cuyos departamentos están relacionados con el cine.

El muro de Almodóvar y Carmen Maura

Carmen Maura, que fue la copresentadora en la entrega de los IV premios Goya junto a Andrés Pajares, declaró ayer que los dos momentos en los que más nervios sintió fueron al principio del acto -"cuando se saltó una fase y se quedó la sala sin sonido, porque este país es así, todo a punto de echarse a perder pero al final todo sale muy bien"-, y cuando Pedro Almodóvar, con quien no hablaba desde que se enfadaron hace un año durante la entrega de los Oscar, le hizo una propuesta pública de reconciliación."No tenía ni idea", declaró Maura. "Ayer hicimos un ensayo, y no pasó nada de esto". Maura añadió que durante ese ensayo "estaba ocupadísima", por lo que no tuvo tiempo ni de saludar al director.

Anoche, sin embargo, Almodóvar, quien junto a Loles León entregó a Trueba el premio al mejor director, le regaló un trozo del muro de Berlín, porque, según dijo, la ha recordado mucho mientras estaba en aquella ciudad durante el último festival de cine. El cineasta recordó también que ambos ganaron en aquella ciudad en la entrega de los primeros premios de cine europeo hace dos años, ella el galardón a la mejor actriz europea y él al mejor joven director. "Me he acordado y te he traído un regalo: un trozo de muro", dijo Almodóvar. "Si un muro tan espantoso e irracional ha caído, ése que nos separa a tí y a mí puede también caer de un momento a otro".

Antonio Giménez-Rico dijo en otro momento: "En los próximos años", "en Europa va a haber tal demanda de productos audiovisuales, que como no nos pongamos a producir películas esa demanda será ocupada por otras cinematografías europeas y, en el peor de los casos, por la poderosa industria norteamericana".

Las parejas que más expectación despertaron a su entrada a la gala fueron las compuestas por Miguel Bosé y Ana García Obregón, Agustí Villaronga y Marisa Paredes, Victor Manuel y Ana Belén, Sara Montiel y Pepe Tous, Las Virtudes y Martes y 13.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS