La oposicion presentará interpelaciones parlamentarias

Agencias

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), el Partido Popular (PP) y el Centro Democrático y Social (CDS), formaciones de la oposición en el Parlamento catalán, preguntarán al Gobierno de la Generalitat en la Cámara autonómica por qué consideran extranjeros a los niños españoles que no saben hablar la lengua autóctona de esta comunidad autónoma.El Partido Popular solicita asimismo la destitución inmediata del director general de de Ordenación e Innovación Educativa, Joan Descals, a quien considera responsable de la encuesta distribuida en la comarca del Maresme -donde residen varios miles de africanos- para hacer frente "a una problemática que preocupa en estos momentos en las escuelas de la comarca: la integración de los extranjeros en la escuela de Cataluña". El PSC solicita al conseller de Enseñanza, Josep Laporte, que destituya a los responsables de esta encuesta. Este partido no personaliza a quiénes puede afectar su petición de ceses.

Doble lenguaje

Magí Cadevall, diputado socialista encargado del área de Enseñanza, consideró que este tipo de actuaciones no respetan el orden constitucional ni estatutario. "Lo ocurrido es de una gravedad extraordinaria", manifestó. "Se trata de un error político lamentable", añadió el parlamentario.El diputado Cadevall resaltó asimismo la contradicción existente entre las actuaciones del Gobierno catalán que quedan reflejadas en esta encuesta, y la actitud del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, "que predica en Estados Unidos la unidad de España [en alusión a las manifestaciones realizadas en este sentido por el jefe del Ejecutivo catalán durante su reciente viaje a ese país], y aquí continúa con actitudes que comprometen el buen entendimiento entre los pueblos de España".

El diputado socialista considera que esto es una muestra del "doble lenguaje" de Convergència i Unió, coalición que gobierna Cataluña.

Alejo Vidal Quadras, portavoz del grupo Popular en la Cámara catalana, indicó que esta encuesta "es una muestra intolerable de segregacionismo insolidario, y demuestra que la coalición gobernante de Convergència i Unió ha perdido el norte".

Vidal Quadras indicó que se trata de un hecho "gravísimo que pone en peligro la convivencia civil en Cataluña". "Al debate sobre la autodeterminación", añadió, "se une ahora el considerar como extranjeros a niños de otras comunidades autónomas que no hablan catalán".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50