UNA NUEVA EUROPA

El Parlamento de la CE propone acelerar el proceso de integración europea

FÉLIX MONTEIRA, ENVIADO ESPECIAL, La Comunidad Europea (CE) debe acelerar su integración para ponerse al ritmo de la unificación de Alemania, según la resolución aprobada ayer por el Parlamento Europeo. El temor a la gran Alemania, según los socialistas, o la necesidad de diluir el peso de la RFA dentro de la CE, según liberales y democristianos, deben tener el contrapeso de la unión monetaria y las reformas institucionales.

Según la resolución, "las reformas institucionales son necesarias para transformar la Comunidad en verdadera unión política de tipo federal".El presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors, en contraste con la víspera, estuvo extremadamente prudente. "Hay cuestiones jurídicas y políticas que superan las competencias de la CE", dijo. Se refirió en concreto a la necesidad de un tratado de paz a negociar por las cuatro potencias vencedoras de la II Guerra Mundial (URSS, Estados Unidos, Francia y Reino Unido) y las dos Alemanias.

La Comisión Europea acepta la unificación alemana como algo irreversible, pero desea que se "articule con un proceso acelerado de adaptación a la unión económica y monetaria de la CE". Hay un trabajo de análisis sobre las consecuencias del ingreso de la República Democrática Alemana (RDA) en la Comunidad en todas las políticas comunitarias, incluidos los fondos de ayuda regional, pero debe hacerse "con mucha discreción, según los datos que nos proporcionen las autoridades alemanas".

Delors se quejó de que la filtración de las primeras estimaciones, inquietantes, sobre el proceso "pueda interferir las conversaciones entre las dos Alemanias o perturbar los mercados Financieros". A ello se añade que la unidad del marco va a tener "impacto a corto plazo sobre el Sistema Monetario- Europeo, las tasas de cambio y los tipos de interés".

Delors omitió referirse a su propuesta de una cumbre extraordinaria de la CE para analizar la unificación alemana, así como al adelanto de la conferencia intergubernamental para que la integración comunitaria pueda ir en paralelo. Minutos antes, la ministra irlandesa de Asuntos Comunitarios, Maire Geoghegan-Quinn, había advertido que la convocatoria de esa reunión corresponde a la presidencia de la CE (Irlanda) y no a la Comisión.

Apoyo

Todos los grupos parlamentarios, con excepción de los Verdes, que no comprenden las prisas de "absorber a la RDA", apoyaron, sin embargo, esa propuesta. La portavoz socialista, Fru Kirsten Jense, quien añadió además que "hay que tomar en serio el miedo de los países vecinos hacia la gran Alemania". El democristiano Emilio Colombo apostó por el federalismo para dar cabida a la RDA y respuestas a los países del Este, porque "aislándolos se acentuarían sus tendencias nacionalistas".

La denuncia de que "los Estados comunitarios sean los últimos en ser informados, cuando son ellos los que se están preparando para recibir a la RDA en su seno", fue la piedra de toque de Giscard d'Estaign, del Grup Liberal, para reclamar "la Europa federalista". Una sola moneda, el marco alemán, explicó, v a representar un 33% del conjunto de la Comunidad, y no es lógico que un Estado tenga ese enorme peso. Giscard reclamó también "solidaridad financiera con nuestras regiones del sur para compensar el choque de la unificación alemana". Esa preocupación presidió las conversaciones que ayer del secretario de Estado para la CE, Pedro Solbes, quien mantuvo ayer contactos en Estrasburgo con los eurodiputados españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50