Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos acusados del 'crimen del caserío' dicen que no querían cometer un asesinato

Josefa Pagola y José León Azkue, acusados de asesinar a Antonio Peña Azkue, esposo y primo de éstos, negaron ayer en la Audiencia de San Sebastián que hubieran tenido intención de cometer un asesinato. Según León, fue Antonio Peña quien inició la pelea y tras quitarle un madero, le golpeó un número de veces que no recordaba.

"Nunca he tenido intención de matarle", aseguró José León Azkue, contestando a todas las preguntas en eusquera, y añadió que no sabía por qué se había parado mientras Antonio Peña se estaba desangrando en el interior del vehículo. "No sabía lo que hacía, como estaba en las últimas [refiriéndose al fallecido] se me ocurrió entonces golpear el coche".

Josefa Pagola, madre de tres hijos, manifestó que en ningún momento había planeado el asesinato de su esposo. Reconoció que las relaciones con Antonio Peña no eran buenas, "vivía momentos de gran tensión", dijo y añadió que no había mantenido relaciones sexuales con José León al que sólo le unía, amistad y cariño.

El fiscal solicita un total de 53 años de prisión por los delitos de parricidio en el caso de la esposa y de asesinato en el del primo, además de una indemnización de 15 millones de pesetas para los tres herederos de la víctima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1990