El presidente Dos Santos promete elecciones en Angola

El presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, anunció en Luanda la confección del primer censo de la población desde la independencia de la ex colonia portuguesa, en 1975, de cara a las próximas elecciones. Sin renunciar explícitamente al régimen de partido único, Dos Santos admite la participación de candidatos independientes del partido en el poder, el Movimiento para la Liberación de Angola (MPLA), así como de representantes de asociaciones profesionales, empresariales o cívicas.El presidente angoleño no avanzó ninguna fecha para la celebración de la consulta electoral, pero en su discurso de Año Nuevo, en el que se refirió por primera vez a lo que sigue siendo la principal exigencia de Washington para el reconocimiento del régimen de Luanda y el establecimiento de relaciones diplomáticas, se referió a un plazo máximo de cinco años.

La semana pasada, el Gobierno de Luanda anunció la prórroga por un año de la amnistía ofrecida a los rebeldes y su ampliación a otros delitos, como la deserción. Estas nuevas propuestas gubernamentales para la solución del conflicto angoleño fueron examinadas ayer en Kinshasa, durante un encuentro entre los presidentes de Zaire, Mobutu Sese Seko; del Congo, Denis Sassou Nguesso; de Gabón, Omar Bongo, y Eduardo dos Santos.

En Lisboa, antes de interrumpir precipitadamente su visita a Portugal, el líder de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), el movimiento rebelde angoleño, Jonás Savimbi, se refirió al relanzamiento de las negociaciones de un alto el fuego, que atribuyó a "discretas diligencias" de la diplomacia portuguesa.

Pese a los desmentidos de UNITA, secundados por el Departamento de Estado de EE UU, fuentes militares y diplomáticas occidentales confirman la captura por las tropas gubernamentales de Mavinga, en el sureste de Angola, que controla las vías utilizadas por los guerrilleros desde su santuario, junto a la frontera con Namibia, hacia el norte y centro del país, así como la vía férrea de Benguela.

El aeródromo de Mavinga, que recibía la mayor parte del armamento suministrado por Washington a los rebeldes, está en condiciones de ser utilizado por la aviación de Luanda, y una fuente militar surafricana, citada por el semanario portugués O Diabo (de ultraderecha), afirma que la capital de Savimbi, Jamba, está al alcance de los bombarderos gubernamentales.

El canciller surafricano, Roelof Pik Botha, manifestó la preocupación de Pretoria por la situación militar en el extremo sur de Angola, pero reafirmó la intención de "cumplir estrictamente" los acuerdos de Nueva York, no dando apoyo militar ni aéreo a los rebeldes.

Suráfrica insiste en la necesidad de una reunión de las tres partes (Angola, Cuba y Suráfrica) para resolver la situación creada por la suspensión de la retirada de las tropas cubanas de Angola, tras el ataque efectuado por la UNITA contra soldados cubanos en la zona del puerto de Lobito en la última semana de diciembre. La fuente surafricana citada por O Diabo no confirma las acusaciones de la UNITA acerca de la participación de militares cubanos y soviéticos en la ofensiva contra ese grupo guerrillero y precisa que los aviones angoleños operan a "una gran altura", de modo que quedan fuera del alcance de los misiles Stinger que utilizan los rebeldes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50