Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del insulto a la cordialidad

Las reuniones de los agentes sociales han atravesado por sucesivas etapas de normalidad, insultos y cordialidad. Hace apenas dos años eran distendidas; en los últimos meses pasaron a ser incalificadas e incalificables; ahora los adjetivos utilizados son variados, y Gobierno y sindicatos coinciden en que la reunión de ayer fue positiva, constructiva cordial.

Son los mismos interlocutores y las mismas personas que recuperan la vieja costumbre de reunirse en la etapa previa a la colaboración de los Presupuestos Generales del Estado. El dirigente de CC OO Agustín Moreno considera normal que "el Gobierno cambie de actitud", porque en los últimos tiempos han pasado muchas cosas, como "Ia elaboración de la Propuesta sindical prioritaria y unas elecciones generales que han dado un baño de humildad al Gobierno".

El secretario de Estado de Hacienda, José Borrell, no quiso comparar el presente con el pasado, pero sí mostró su confianza en que el tono constructivo se conserve en las próximas reuniones.

Apolinar Rodríguez, responsable de acción sindical de UGT, destacó el que no hubiera desacuerdo para fijar el temario y, sobre todo, que el Gobierno se haya comprometido a que los adelantos a cuenta no condicionan ni prejuzgan el futuro diálogo.

Tres ministros

A partir del día 4 de enero empezará la negociación propiamente dicha con un encuentro en el que los ministros de Economía, Trabajo y Administraciones Públicas -Carlos Solchaga, Manuel Chaves y Joaquín Almunia, respectivamente- y los máximos dirigentes de UGT y CC OO -Nicolás Redondo y Antonio Gutiérrez- concretarán el calendario y el temario que se desarrollará en los próximos meses en las mesas sectoriales.Los primeros puntos serán la subida de las pensiones de la Seguridad Social y de clases pasivas, el incremento para los empleados públicos, así como lo que los sindicatos vienen denominando deuda social y que Carlos Solchaga llama desviaciones pasadas.

También en los primeros días de enero se negociará la subida del salarlo mínimo interprofesional, que se aplica para los subsidios de paro, las prestaciones asistenciales y a unos 500.000 trabajadores. Lo comprometido ayer es que el decreto sobre el salario base se publique al mismo tiempo que el decreto de prórroga de los Presupuestos, y si entonces no hay acuerdo, se hará a título provisional.

Las materias tributarias -las leyes sobre el IRPF y del patrimonio- serán objeto de "contactos más largos y más profundos", según informó ayer Borrell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de diciembre de 1989