Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA UNA NUEVA EUROPA

Nueva carga del Ejército rumano contra los manifestantes

El Ejército rumano volvió a cargar ayer contra los manifestantes de varias ciudades del noroeste del país, mientras continúa sin saberse el número de víctimas mortales de los incidentes que se vienen produciendo desde el fin de semana, informa la agencia oficial yugoslava Tanjug. Rumanía continúa aislada del resto del mundo y sus fuerzas de seguridad patrullan por las calles de las principales ciudades, incluida Bucarest. Testigos presenciales han dado más detalles sobre el baño de sangre ocurrido. Indican que los disturbios no sólo han afectado a Timisoara y cifran en unas 400 las muertes habidas en los enfrentamientos.

Extranjeros procedentes de Rumanía afirman que Timisoara y Arad están rodeadas por carros blindados. Añaden que esta militarización es similar en casi toda la región de Transilvania. En las fronteras el tráfico es prácticamente nulo, incluida la soviética, y sólo se ha permitido la entrada en el país a escasos hombres de negocios. Edward Lucas, enviado especial de The Independent fue expulsado ayer de Rumanía después de haber logrado entrar la noche anterior con un visado de negocios.Un estudiante griego llegado ayer al pueblo fronterizo de Vitan (Yugoslavia) declaró a The Independent que dejó Timisoara el lunes a medio día y que la ciudad estaba llena de carros de combate, soldados y policías en cada esquina". Añadió que "la población ha perdido el miedo y no obedece las órdenes de los militares". Según su testimonio, el toque de queda impuesto a partir de las siete de la tarde es violado de cornudo.

En su primera alusión a los disturbios del fin de semana, el órgano oficial del Partido Comunista Rumano Scinteia manifestó que no se tolerará ningún reto a la autoridad. Las fuerzas del orden estan autorizadas, según Scinteia, a "tomar las medidas necesarias para restaurar la ley que ha sido violada".El presidente rumano Nicolae Ceaucescu continua su visita oficial a Irán donde ayer se entrevistó con su homólogo, Hashemi Rafsanjani. Su mujer, Elena Ceaucescu es la que lleva en Bucarest, las riendas del régimen y de la represión. Su hermano Ilie está al mando del Ejército y es responsable directo de la intervención militar contra los manifestantes.La agencia Tanjug, uno de los pocos medios extranjero.- que cuenta aún con periodistas en territorio rumano, informó que continúan los incidentes en Timisoara y Arad y que se pueden escuchar disparos aislados. La televisión húngara señaló que varios aviones civiles rumanos sobrevuelan la frontera común para "vigilar" cualquier movimiento de tropas húngaras.

El Gobierno español, la Comunidad Europea, Estados Unidos y numerosos países del Pacto de Varsovia han expresado su rotunda condena a la matanza habida. "Si ha habido pérdida de vidas humanas, sólo puedo expresar que lo lamento profundamente", dijo en Bruselas el ministro de Exteriores de la Unión Soviética, Edvard Shevardinadze.Radio Budapest señaló que en un sólo hospital en Timisoara, ciudad de 200.000 habitantes, la mayoría de ellos de la minoría húngara, habían sido contados 250 cadáveres. "Cientos están ingresados en los hospitales con terribles heridas, de balas o de golpes y aplastados por los carros de combate", señaló un joven húngaro que había hablado ayer con sus familiares que trabajan en un hospital de esta. ciudad transilvana. El joven manifestó que "sólo el 20% de los muertos y heridos son de nacionalidad húngara". Fuentes consultadas por EL PAÍS informan que entre los muertos se encueritran también numerosos mierribros de las otras dos minorías que habitan Transilvania, la serbia y la alemana y que en su mayorías son jóvenes trabajadores, estudiantes y escolares.

En esta región de Rumanía se pueden captar las emisiones de la televisión húngara y yugoslava y la población estaba al tanto del éxito de las movilizaciones populares habidas en el. este de Europa favor de la democracia y por el fin del monopartidismo comunista. El presidente Ceaucescu, que había intentado formar un eje antiperestroika con los máximos líderes ortodoxos de Checoslovaquia y la RDA, hoy ya de puestos, ha quedado totalmente aislado en el Pacto de Varsovia con su política estalinista y antirreformista.

Rumania suspendió ayer un:ílateralmente todos los viajes turísticos a su territorio contratados por agencias oficiales de países aliados como la RDA y la URSS, aludiendo a "malas condiciones meteorológicas, falta de nieve en las estaciones de esquí y la necesidad de utilizar los albergues y hoteles para los escolares en vacaciones".

El ex monarca Miguel de Rumanía hizo ayer un llamamiento a la instauración de la democracia y la ce!ebración de elecciones libres en su país como han están ya previstas en otros vaíses del Pacto de Varsovia. En declaraciones a la cadena de televisión francesa Antenne-2 manifestó sobre el futuro de Rumanía que "a corto plazo" no es optimista debido a la represión de la policía secreta. "A largo plazo si lo soy porque es imposible que esto dure indefinidamente", añadió.

Ayer una bomba incendiaria explotó en la fachada de la embajada rumana en Estocolmo. La policía sueca recibió una llamada telefónica en la que un comunicante anónimo manifestó que esperaba que "ese maldito sitio se queme totalmente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989

Más información

  • Ceaucescu continúa su visita oficial a Irán como si nada importante sucediese en su país