Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno argentino pide 1.500 millones de dólares por la privatización total de Entel

CARLOS SCHVARTZ, El Gobierno de Carlos Saúl Menem ha tomado la decisión firme de privatizar al ciento por ciento la Empresa Nacional de Teléfonos (Entel) a cambio de 1.500 millones de dólares. La operación no cuenta ya con objeciones jurídicas ni legales tras la aprobación por el Congreso argentino del cuerpo legislativo correspondiente que la autoriza sin otro trámite parlamentario. Sólo queda la resistencia social, reflejada el mes pasado en la pérdida por parte del dirigente histórico del gremio telefónico, Jorge Guillán, del control de la Federación de Obreros y Empleados de Teléfonos (FOE-TRA)

El modelo del Gobierno argentino para la privatización de Entel es la constitución de un consorcio de operadores que englobará a una de las baby-bell- South Bell - o a la U S West, a, Telefónica y Amper de España, y a Italtel de Italia. En materia de equipamiento, en principio se ha decidido mantener la estructura tradicional del país de dos proveedores, Siemens y ppon Electrie Co. (NEC), asociada al grupo local Pérez Compan (Pecom), pero está en discusión la aceptación de Alcatel como tercero en discordia.La empresa francesa ha absorbido las operaciones europeas de ITT, empresa que en su momento se retiró de Argentina. Esto determinó al Gobierno de dicho país a forzar la absorción por Siemens de los activos abandonados por la multinacional estadounidense en Argentina, lo que convirtió en un cerrado adversario de la entrada de Alcatel.

Entre otros argumentos, las empresas germana y japonesa señalan que el nivel de pedidos de Entel no es suficiente para mantener a tres proveedores. Por su parte, el Gobierno argentino ha hecho depender la posibilidad de un tercer proveedor a un acuerdo global con el Gobierno de Francia que incluya un tratado bilateral.

La invitación del Gobierno argentino a Amper para que integre, el consorcio de operadores sirve a los objetivos de la. empresa de cerrar acuerdos colaterales como servicios de instalación, para rentabilizar algunas de sus filiales, y encontrar mercado para sus líneas de telefónica pública. Telefónica ha aceptado la presencia de Amper en el consorcio a condición de que sea esta empresa la que negocie la neutralidad de los otros socios potenciales a :su participación dentro del grupo de operadores.

La semana pasada, Bell había perdido interés en la operación, pero las fuentes consultadas no descartaban que la posibilidad de errar el acuerdo en el medio plazo alentara nuevas negociaciones con la pata estadounidense del consorcio.

El presidente de Amper, Antonio López, se entrevistará la próxima semana en Buenos Aires con los ministros involucrados en la privatización de Entel tras negociar con las empresas estadounidenses, el jueves y viernes pasados, su aceptación en el consorcio. La visita a Argentina es parte de la negociación para que su empresa quede integrada en el consorcio operador de la empresa argentina.

En el plan oficial argentino se considera la desmonopolizacíón de los servicios telefónicos en el plazo de 7 años. Esta desmonopolización dejaría dividido al país en al menos, tres regiones. Esencialmente, norte, centro y sur. Cada uno de los operadores podría recibir en adjudicación la explotación en estas áreas.

Para equilibrar las tasas de retorno de las regiones, la zona sur -escasamente rentable por el bajo número de abonados y la distancia de red- sería acoplada a la centro, que será, sin lugar a dudas, la más rentable por la densidad de líneas. La desmonopolización abarcaría la explotación de todos los servicios de telefonía y telecomunicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1989

Más información

  • Amper y Telefónica de España, entre los candidatos a formar el consorcio operador