Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingresan en prisión dos ginecólogos relacionados con la práctica de abortos ilegales en Alicante

Los ginecólogos Carlos Morin y Tomás Parra ingresaron ayer tarde en la prisión alicantina de Fontcalent, acusados de estar relacionados con una presunta práctica de abortos ilegales en la clínica Ginetec de Alicante. Ambos se presentaron voluntariamente por la mañana a declarar ante el juez. Morin afirmó a este diario que los abortos realizados se ajustaban a la ley. Ginetec era el único centro autorizado para efectuar interrupciones del embarazo en Alicante.

Carlos Morin, administrador y socio accionista de Ginetec, manifestó que la clínica está reconocida por la Consejería de Sanidad para la práctica de abortos y resaltó que este era un servicio más de todos los que se ofrecían en el centro. "Nosotros no hemos tenido ningún secreto con Sanidad, organismo al que hemos remitido las copias de todos los abortos realizados y, por supuesto, nos hemos acogido a los tres casos que contempla la ley y no hemos efectuado ninguno de más de 12 semanas", dijo.Morin y el ginecólogo Tomás Parra se desplazaban habitualmente desde Barcelona a Alicante para pasar consulta en Ginetec y realizar las interrupcciones del embarazo. Según Morin, en el año y medio que lleva la clínica funcionando no encontraron ningún ginecólogo alicantino cualificado para trabajar diariamente en el centro. De esta forma, la dirección de Ginetec la llevaba directamente Carlos Morin desde Barcelona, ciudad en la que dirige otro centro ginecológico.

José Fajula, abogado de la empresa, manifestó que al no estar personados en la causa no habían tenido acceso a las actuaciones judiciales. Fajula calificó de error la detención de los dos ginecólogos: "Debe haber algún malentendido, el juez ha declarado su ingreso en prisión, pero no hay una acusación concreta, sólo relación con un delito de abortos ilegales".

Ayer también prestaron declaración las cuatro trabajadoras de Ginetec. El pasado miércoles se realizó un registro en la clínica Ginetec Y se incautaron 500 historiales clínicos referentes a abortos. La actuación se inició a instancias de la Fiscalía de Alicante, que al parecer recibió denuncias por la presunta práctica de abortos ilegales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 1989

Más información

  • Morin asegura que en Ginetec sólo se practicaban interrupciones de embarazo legales