Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Premio Goncourt, concedido a Jean Vautrin

Philippe Doumenc ganó el Premio Renaudot con su 'ópera prima'

El máximo favorito, Jean Vautrin, obtuvo ayer el Premio Goncourt con la novela Un grand pas vers le bon Dieu, una saga de aventuras que abarca tres generaciones y se desarrolla en la comunidad francófona de Luisiana (Estados Unidos) entre finales del siglo XIX y principios del XX. El Premio Renaudot fue otorgado a Philippe Doumenc por su primera novela, Les comproirs du Sud, ambientada en la guerra de Argelia.

Los dos premiados con los galardones literarios más importantes de Francia sólo tienen en común su tardía llegada a la literatura. Vautrin, de 56 años, escribió su primera novela, A bulletins rouges, a los 40, mientras que Doumenc ha obtenido el Renaudot con su opera prima, escrita a los 55 años.Vautrin, sin embargo, ha publicado ya 13 novelas, y antes de dedicarse a la, literatura fue guionista y realizador cinematográfico. Ayudante de realización de Roberto Rossellini y de Vincente Minelli con su verdadero nombre, Jean Herman, Vautrin dirigió después una treintena de cortometrajes y varias películas, entre las que destacan Adieu l'ami y Jeff, protagonizada por Alain Delon. Nacido en Lorena en 1933, Vautrin se trasladó a la India en 1965 para enseñar literatura francesa en Bombay. Fue también dibujante y fotógrafo.

Jean Vautrin se impuso por ocho votos contra dos en la segunda vuelta del Goncourt, concedido, como siempre, a la una de la tarde en el restaurante Drouant, en el que el ganador tendrá a partir de ahora mesa libre. El premio, dotado únicamente con 50 francos, le asegura unas ventas de 40.000 ejemplares, que pueden ser muchos más. Erik Orsenna, el último Goncourt, ha vendido ya 600.000 copias de su novela La exposición colonial.

El ganador tuvo una frase que recuerda a García Márquez una vez se confirmó la concesión del premio. El tiempo transcurrido desde la publicación de la novela por la editor al Grasset hasta ayer lo califico como "seis meses de soledad". "Estos premios", añadió, "son una carrera de obstáculos agotadora". Vautrin quiso homenajear a un estudiante de Niza, Patrick Griolet, cuyos estudios sobre el lenguaje de los Cadjins, la comunidad francófona de Luisiana, le han servido para escribir esta saga que -transcurre entre 1893 y 1920 en Nueva Orleans, la capital del jazz.

Seudónimo

Vautrin -seudónimo tomado de un personaje de Victor Hugo- es un estilista que trabaja sobre todo con el lenguaje. Inventa un francés que irrita a los puristas, lleno de neologismos, inversiones sintácticas y frases nominales entrecortadas. Otras de sus novelas son La vie Ripolin (1986), Groom (1980) y Bloody-Mary (1979).El francés de Philippe Doumenc, ganador del Renaudot, es, por el contrario, de corte clásico, aunque la génesis del premio no tiene nada de habitual. "Es una historia de locos", explicó ayer Doumenc. "Escribí el libro y lo envié por correo a Editions de Seuil, que, hay que decirlo, reaccionó rápidamente y publicó la novela". Y ahora esta obra, protagonizada por un teniente de la guerra de Argelia que mira al mundo desconsoladamente, consigue el Renaudot, todo lo cual "muestra", según Doumenc, "que el sistema literario no es tan malo".

El domingo, 24 horas antes del Goncourt, se concedió por primera vez el Premio Noviembre,,que nace como protesta contra la manera de conceder los galardones tradicionales. Creado por Angelo Rinaldi, crítico de L'Express, fue otorgado a Guy Dupré por su obra Les manoeuvres d`automne y está dotado con 200.000 francos (unas 370.000 pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 1989