Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa israelí de seguridad ISDS ha operado ilegalmente en España durante tres años

La empresa israelí de seguridad ISDS Ltd., vinculada a la guerra sucia en Centroamérica y al entrenamiento de la contra, ha operado de forma ilegal en España desde septiembre de 1986 hasta julio de 1989, fecha en que el Ministerio del Interior autorizó las actividades de ISDS Ibérica. Durante ese período, los representantes de ISDS Ltd. en España se han apoyado en dos sociedades españolas para prestar servicios de seguridad a importantes instituciones públicas y empresas privadas. En los servicios prestados al Departamento de Agricultura de la Generalitat, sobre todo durante la etapa de ISDS Ibérica, se aprecian además diversas irregularidades.

MÁS INFORMACIÓN

ISDS Ltd., la empresa de seguridad israelí fundada por el coronel Leo Gleser, viene operando en España por lo menos desde 1986, a través de dos empresas. Primero, por mediación de Servicios Técnicos Bilan, una sociedad creada y dirigida por gentes del entorno de Josep Maria Figueras, actual presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. Bilan era una sociedad de cartera, y nunca tuvo autorización del ministerio para operar en el campo de la seguridad.Un israelí llamado Abraham Arad fue el primer representante de ISDS Ltd. en Servicios Técnicos Bilan, sociedad por la que fue apoderado el 30 de septiembre de 1986. Meses más tarde, Arad regresó a Israel y la representación de ISDS Ltd. en Bilan pasó al judío argentino Ricardo Norberto Guelman, que el 30 de septiembre de 1987 fue apoderado por la sociedad española.

Problemas surgidos entre Arad y Guelman, que derivaron hacia un conflicto abierto entre este último y el italiano Giacomo Ventura Bassat, presidente de la Cámara de Comercio CatalunyaIsrael y administrador de Servicios Técnicos Bilan, determinaron el cese de las actividades de ISDS Ltd. a través de Bilan.

El 29 de julio de 1988, gentes del entorno de la familia Folchi fundaron en Barcelona ISDS Ibérica, empresa en la que se integra desde el primer momento Ricardo Guelman como representante de ISDS Ltd. para España. Juan José Folchi Bonafonte, que fue conseller de la Generalitat cuando estaba presidida por Josep Tarradellas, sigue siendo una persona muy influyente en la vida pública y mercantil catalana: es miembro de la directiva del Barça y como letrado asesora al grupo kuwaití KIO en España. Su hermana Inmaculada es la secretaria general del Departamento de Gobernación de la Generalitat y está casada con Josep Miró y Ardévol, conseller de Agricultura. Un tercer hermano, Carlos, es, desde el 2 de diciembre de 1988, el único apoderado de ISDS Ibérica.

Hasta el 28 de julio de 1989, Interior no autorizó a ISDS Ibérica para operar en seguridad. Por ello, todas las actividades de Bilan, que nunca estuvo autorizada en ese campo y las de ISDS Ibérica anteriores a esa fecha son plenamente ilegales. Desde julio, según han señalado fuentes de Interior a este diario, subsiste el problema de hasta qué punto una empresa española de seguridad puede servir de intermediaria a otra israelí que no está domiciliada en España.

Gran actividad

Los hombres de ISDS Ltd. han operado ampliamente en España desde la ilegalidad, En la etapa de Bilan, trabajaron para la Oficina Olímpica Barcelona 92 y para la Feria de Barcelona, y mantuvieron una estrecha colaboración, con Tepesa, empresa del grupo Telefónica, presidido entonces por Luis Solana.

Por lo que se refiere a ISDS Ibérica, son anteriores a su legalización como empresa de seguridad el plan de emergencia del Palau Robert, sede de tres departamentos de la Generalitat, y el curso de mando para jefes de comarca del Servicio de Agentes Rurales de la Generalitat. El plan de emergencia se hizo a finales de 1988 y el curso de mando, en mayo del presente año.

Por otra parte, en los escasos contratos de ISDS Ibérica con la Generalitat que este diario ha tenido la oportunidad de verificar documentalmente, se observan diversas prácticas sorprendentes. En el caso del Palau Robert, ISDS Ibérica, contrató únicamente ese plan concreto con el Ejecutivo catalán, pero luego no lo elaboró ella misma. Subcontrató la totalidad del trabajo con Tepesa, la empresa de Telefónica, que facturó por ello a ISDS Ibérica 925.000 pesetas.

Una irregularidad notable se dio en la adjudicación del plande seguridad del edificio Torreferrusa, perteneciente a,la Dirección General de Política Forestal, que depende del conseller Josep Mirá i Ardévol, esposo de Inmaculada Folchi. El 24 de febrero de 1988, ISDS Ibérica remitió al director general de Política Forestal, Vitctor Compte i Solé, una ofértade plan para Torreferrusa con un presupuesto de 504.000 pesetas. De la carta se desprende que esta oferta fue consecuencia de "reuniones mantenidas" con anterioridad entre la empresa de seguridad y la dirección de Compte, según consta literalmente en su texto. El 29 de mayo la Dirección General de Política Forestal convocó concurso con un pliego de condiciones cuya redacción es idéntica a la oferta -recibida con anterioridad- de ISDS Ibérica, pero con un presupuesto superior: 571.200 pesetas.

Dos empresas concurrieron al concurso, además de ISDS Ibérica: Soler Internacional, con un presupuesto de 571.200 pesetas, y Omiria Electrónica, con otro de 548.800 pesetas. La adjudicación fue para ISDS Ibérica.

Josep Miró i Ardévol, conseller de Agricultura, manifestó ayer que adjudicó este contrato a ISDS Ibérica porque su oferta era la mejor de las presentadas y descartó que hubiese "habido trato de favor hacia la empresa". Por su parte, Joan Saura, portavoz de Iniciativa per Catalunya (IC-Izquierda Unida), informó ayer que pedirá la comparecencia en el Parlament de los consellers de Gobernación y Agricultura, Josep Gomis y Josep Miró, y consideró "inconcebible" que la Generalitat vulnere la ley que establece que la Escuela de Policía de Catalunya es la encargada de formar a los agentes rurales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 1989

Más información

  • Irregularidades en los servicios prestados a la Generalitat