Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamamiento a los paises ricos para que colaboren en el control de natalidad

El foro internacional sobre el Futuro de la humanidad en el año 2000, que hoy finaliza,en Amsterdam, incluirá en sus conclusiones un llamamiento a todos los países del mundo, en especial los más industrializados, para que colaboren en la transformación de la década de los noventa en un período dedicado al control pluridisciplinar de la natalidad.

Este sistema ha de ser una fórmula capaz de combinar la defensa del ecosistema y el pleno empleo con la salud y la educación de la mujer hasta lograr un concepto global del desarrollo que sustituya a la simple planificación familiar, considerada hasta ahora corno la única solución al problema demográfico.

Para lograr este cambio de mentalidad, Joseph Whecler, director del Comité de Asistencia al Desarrollo, organismo dependiente de la Organización para la Cooperación y el desarrollo Econórrilico (OCDE), propuso ayer a los países donantes (ricos) la formación de grupos financieros que inviertan más en el entrenamiento de expertos autóctonos en las zonas receptoras (pobres) y reduzcan el envío de los occidentales. El apoyo a los Gobiernos del Tercer Mundo podría lograr que éstos diseñaran sus propios planes de desarrollo y control de la población.

Intermediario

"si creamos grupos así, y logramos el apoyo del Banco Mundial, el Fondo de Naciones Unidas para la Población (FNUP) podría actuar como intermediario en una nueva forma multilateral de ayuda libre de las actuales distorsiones de los planes aplicados directamente desde el mundo desarrollado sobre las zonas deprimidas.Precisamente, el grupo de 30 países africanos presentes en Amsterdam, en el eseno de la conferencia, subrayará también en su propuesta final de hoy la necesidad de convencer a la comunidad internacional de que Africa está formada por una serie de países singulares y no por una sola sociedad subdesarrollada.

Según sus portavoces, sólo así su continente será capaz de organizar sus propios recursos, y con ellos la cooperación regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de noviembre de 1989