Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los maoístas de Sendero Luminoso atacan la Embajada china en Lima

Lima, en una intensificación de la escalada violenta que vive Perú hace ya nueve años, fue escenario la noche del miércoles de tres atentados con explosivos, obra supuestamente del grupo maoísta Sendero Luminoso, que causaron cuantiosos daños materiales en las fachadas y alrededores de las Embajadas de la URSS y de la República Popular de China, además de los producidos en un edificio donde residen miembros de la infantería de Marina de EE UU.Las acciones se produjeron simultáneamente, hacia las 20.15 horas, en tres puntos de los, residenciales barrios limeños de San Isidro y Miraflores. Para el ataque a la legación china y al edificio donde habitan los marines norteamericanos se utilizaron coches-bomba, en el primer caso con un explosivo accionado por un balón de gas. La explosión frente a la representación soviética ocurrió tras ser colocado un cartucho de dinamita bajo un coche del cuerpo diplomático.

Aunque ninguno de los atentados ha sido reivindicado hasta el momento, todo parece coincidir con el boicoteo que ha declarado el proscrito grupo maoísta Sendero Luminoso a las elecciones municipales y regionales que se efectuarán, en medio de un clima de muerte y amedrentamiento, el 12 de noviembre.

El órgano oficioso de los senderistas, El Diario, indica en grandes titulares que su principal iniciativa hoy es el boicoteo a los comicios, anunciando de paso para el 3 de noviembre la realización de un paro armado en Lima.

En la visión de los maoístas peruanos, tanto China como la URSS son "revisionistas" que practican el "antimarxismo" y representan lo que ellos llaman el socialimperialismo", mientras que EE UU es el máximo símbolo del "imperialismo capitalista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de octubre de 1989