Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obra del escultor catalán Julio Antonio, reunida en la Academia de San Fernando

Marañón recibió de él "una impresión de genialidad"

Un total de 26 esculturas y 27 dibujos del artista catalán Julio Antonio, figura destacada de la generación del 98, se reúnen en la exposición a él dedicada en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, y que permanecerá hasta final de mes. Después de haber triunfado en su juventud, Julio Antonio es hoy casi un olvidado.

Nacido en 1889 en Mora de Ebro, Tarragona, Julio Antonio no llegó a cumplir los 30 años, y hoy es casi un desconocido en España salvo en Tarragona, cuyo museo ha colaborado en la exposición organizada en la Academía de Bellas Artes para conmemorar el nacimiento del artista.En el acto de inauguración, el discípulo predilecto del artista, Julián Lozano, de 90 años, declaró a Efe que su maestro había muerto a edad demasiado joven.

Según recuerda el académico Fernando Chueca Goitia en el catálogo de la exposición, Gregorio Marañón dijo una vez de Julio Antonio: "No he tratado nunca a una ser humano que me haya impresionado, que me haya hecho la impresión de genialidad disparada, a veces exorbitante, como un torrente a quien le viene el cauce estrecho, de aquel joven delgado, pálido..."

El conservador de escultura del Museo Español de Arte Contemporáneo, Álvaro Martínez Novillo, afirma en el catálogo que "Julio Antonio quizá sea el único en la historia española ( ... ) que haya encarnado directamente los ideales regeneracionistas de su época".

En la exposición han colaborado el centro Reina Sofia, el Museo de Arte Moderno de Tarragona, la Comunidad de Madrid y la Diputación de Tarragona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 1989