El plagio de la lambada

Los verdaderos autores de la canción ven reconocidos sus derechos

El plagio está servido. La lambada, una canción que el grupo Kaoma ha convertido en uno de los éxitos del verano, con más de cuatro millones de discos vendidos en todo el mundo y 200.000 en España, es una copia de la canción boliviana Llorando se fue, compuesta por los hermanos Ulises y Gonzalo Hermosa e interpretada por el grupo Kjarkas, según aseguran éstos. De acuerdo con los compositores bolivianos, los plagiadores han reconocido su copia y Gonzalo Hermosa declaró ayer a este periódico que se han enterado que los autores somos bolivianos y estamos vivos. Se han comprometido a reconocer nuestros derechos, a cambiar la autoría en las próximas ediciones y a pagarnos una cantidad en concepto de daños y perjuicios".Fue Mario Agreda, del Movimiento Indio en Europa, quien denunció el plagio. "Si uno escucha Llorando se fue, un tema de amor grabado en 1983 por los Kjarkas, no queda duda alguna. No es que ambas composiciones se parezcan. Es que son iguales". El asunto ha llegado a la Sociedad de Autores Alemana (GEMA). Según informa José María Martí Font, la GEMA ha declarado que "el asunto está sub-judice. No podemos decir nada".

El tema también está en los tribunales franceses y próximamente, con motivo de la Asamblea Mundial de Indios en las Naciones Unidas, Mario Agreda piensa proponer en Ginebra que se adopten medidas "para velar por los intereses de nuestros pueblos". Está dispuesto a llegar hasta el final. "No me importaría que me llevasen ante la justicia para que salgan a relucir todos los trapos sucios", asegura. "Yo acuso a la CBS, aunque ellos alegan estar amparados por un convenio internacional. Pero desde el punto de vista ético son responsables. Estoy harto de que nos pisen. No es la primera vez, ya lo hicieron con El cóndor pasa".

Para Manuel Díaz, director de CBS en España, "nuestra compañía no tiene nada que ganar ni que perder. Nosotros pagamos los derechos a la Sociedad de Autores, que a su vez lo reparte entre las empresas editoras. Así que es un problema de éstas". Y prosigue, minimizando su implicación: "A nosotros tanto nos da que se haga millonario un compositor u otro. Si los Hermosa ganan el juicio les habrá tocado la primitiva. Es una pugna entre dos compositores, uno de los cuales es un impostor".

La SGAE, a través de su vicepresidente y consejero delegado Teddy Bautista, corrobora que son los editores los que tienen que ponerse de acuerdo. Según ha declarado Gonzalo Hermosa a Mabel Azcui, "escuchar un plagio como este era como perder un hijo. El acuerdo que hemos firmado dice que se debe realizar un depósito bancario por 140.000 dólares (16,8 millones de pesetas) en concepto de daños y perjuicios, además de un millón de dólares (120 millones de pesetas) por derechos de autor. Si se cumple lo acordado nos daremos por satisfechos porque por primera vez se reconocen los derechos a un autor boliviano".

Reivindicación

En opinión de Mario Agreda, "el acuerdo denota una reivindicación ética y moral". Por su parte, José María Segovia, secretario general de la SGAE, declaró ayer a este periódico que "no existe ninguna reclamación en nuestra sociedad sobre este tema. Tenemos registrada la canción Llorando se fue con Ulises Hermosa como autor, editada por una sociedad mexicana que cedió los derechos a EMI Music, en Francia". Curiosamente, esta sociedad editorial tiene los derechos de la canción de los Hermosa y de la que ha dado origen a la denuncia, interpretada por Kaorna.El lanzamiento de la lambada, que ha alcanzado los primeros lugares de las listas de éxitos en España, República Federal de Alemania, Bélgica, Francia, Holanda y Portugal y no aparece en las de Latinoamérica, no ha sido fruto de la casualidad. Dos franceses son sus cerebros. Por un lado, Jean Karakos, 49 años, un hombre emprendedor que a finales de los sesenta organizaba festivales de rock, que participó en el nacimiento de la revista Actuel y que reside en Nueva York, desde donde dirige un importante sello discográfico de música brasileña y africana. Por otro, Olivier Lorsac, 44 años, productor de cine.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

En abril de 1988 ambos se encuentran en Brasil. Conocen el impacto comercial de la lambada y deciden explotarlo. Lorsac se encarga de rodar un documental publicitario en Porto Seguro, Bahía, y Karakos compra los derechos de casi 400 lambadas para Ediciones BM -editora de la que son propietarios- Todo por apenas 200.000 dólares. Por si no fuera suficiente, registran la denominación en el Instituto de la Propiedad, en Francia, con los números 124263 y 135748.

Consiguen el apoyo del primer canal de la televisión francesa, TFI; el patrocinio de una importante marca de refrescos, Orangina, que financia la filmación del videoclip y su emisión por TF 1 (250 veces entre julio y agosto), y la participación de una compañía de discos con fuerte implantación en el mercado internacional, la CBS. El vehículo escogido será Kaoma, un grupo formado por brasileños, africanos y antillanos, e inventado en París por el dúo Karakos-Lorsac, en vísperas del verano 89. [Ayer no fue posible localizarles para ratificar las declaraciones de los Hermosa sobre la supuesta aceptación del plagio].

Pero hay más. Nadie sabe quién es Chico de Oliveira, el supuesto creador de la lambada de Kaorna. Según declaraciones de Karakos al periódico Folha de Sao Paulo, "es una especie de convenio que hicieron sus autores entre ellos para conseguir la protección de la SACEM, la sociedad francesa de autores. Porque los derechos de autor en Brasil son de pena. Así que como Chico de Oliveira estaba inscrito en la SACEM se pusieron todos de acuerdo -el compositor boliviano, la brasileña...-, ya que de lo contrario no iban a ganar ni un céntimo". Le Monde, citando fuentes de la SACEM, publicó el 30 de agosto que Chico de Oliveira se llamaría en realidad Lamotte d´Incamps, auténtico apellido del señor Olivier Lorsac,

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS