LA 'MAFIA' DE LA DROGA

Barco: "Ganaremos la guerra al narcotráfico"

"Estoy dispuesto a llegar hasta donde sea necesario para acabar con este flagelo del narcotráfico y para defender los derechos de miles de colombianos de bien que quieren vivir en paz en nuestra democracia", dijo el presidente Virgilio Barco el pasado viernes por la noche (madrugada de ayer, hora peninsular) al dirigirse al país por radio y televisión. Es la segunda vez en una semana que el jefe del Estado se dirige a los colombianos. La primera fue hace ocho días, cuando anunció la declaración de guerra contra los narcotraficantes. El pasado viernes lo hizo para contar los primeros resultados de esta guerra, para pedir el apoyo de todos y para decir una vez más que "el Gobierno y el pueblo colombiano no descansarán hasta ganarla".

Más información
Un apoyo real para la lucha

Los resultados obtenidos hasta hoy, dice el presidente, son grandes y concretos. Se refirió a los allanamientos y detenciones. "Encontraremos a los capos y los llevaremos ante la Justicia. Estamos desbaratando las redes de apoyo a los narcotraficantes. Que quienes han declarado la guerra a Colombia sepan que el pueblo colombiano ha asumido el desafío. Que sepan que no retrocederemos ante ningún peligro, que estamos preparados para soportar más tristeza".El jefe del Estado hizo un llamamiento a todos los colombianos para que aporten su granito de arena en esta lucha. Pidió colaboración con las autoridades, para que se les dé información y ayuda: "La lucha contra el narcotráfico no puede ser entendida como si fuese la tarea de un puñado de idealistas que mueren mientras los demás guardan silencio por cobardía, imposibilidad o complicidad". Esto dijo el presidente Barco, haciendo suyas las palabras que pronunció el senador Luis Carlos Galán, asesinado hace 10 días, en el entierro de la primera víctima de esta guerra: Rodrigo Lara Bonillla, ministro de Justicia, asesinado en 1984.

Curiosamente, ayer comenzó a correr un rumor: que muchos industriales, políticos y periodistas huyeron ya ante las amenazas y el miedo a la guerra. "La fortaleza moral de los colombianos", dijo el primer mandatario, "será la barrera infranqueable para los enemigos". Por su parte, miles de estudiantes universitarios marcharon por las calles de Bogotá para demostrar su apoyo al Gobierno y su rechazo al terrorismo. "Los narcotraficantes no acabarán con las ideas", decían las pancartas que portaron los estudiantes en su marcha.

Críticas socialconservadoras

Aunque en su mensaje el presidente recalcó que es la hora de la unidad nacional, los socialconservadores le atacaron asegurando que su discurso fue un discurso de partido en el que el primer rriandatario se negó a citar el apoyo dado por colectividades distintas a la suya.En efecto, Virgilio Barco se refirió a la decisión tomada por los precandidatos liberales de continuar su campaña en la plaza pública. Con esta actitud, dijo el presidente, "le están diciendo a los vacilantes que la batalla de las urnas no puede abandonarse". Los socialconservadores, encabezados por su jefe, el ex presidente Misaén Pastrana, han anunciado apoyo a las medidas del Gobierno en la lucha contra el narcotráfico, pero han dicho también que no hay garantías para el regreso a la plaza pública. Pastrana insinuó incluso que se deben suspender las elecciones programadas para marzo y mayo del próximo año.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Dentro de la guerra sin cuar tel al narcotráfico, el pasado viernes se dio el que tal vez sea hasta el momento el más duro golpe a los jefes de la mafia de la droga. A dos horas del municipio de Pacho, distante hora y media de Bogotá, el Ejército tomó un bunker de Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el Mexicano. Fue de tenido su hijo Fredy Gonzalo Rodríguez, de 17 años, quien tiene un juicio pendiente por posesión de armas, y siete guardaespaldas. Simultáneamente, en una operación realizada en Medellín, fue detenido Luis Fernando Galeano, señalado como el jefe de finanzas de el Mexicano.

En el allanamiento del bunker del que es considerado por muchos el enemigo número uno de Colombia hubo sorpresas: en uno de los jardines se encontró un macabro adorno: una horca. Y entre las armas decomisadas, una llamó poderosamente la atención. Es una pistola calibre 9 chapada en oro. En el mango está grabado un mapa de México y una herradura con la réplIca en miniatura de Tupac, el caballo más querido por este capo de la mafia. Además se encontraron algunas balas marcadas con las iniciales de el Mexicano. Pero lo más importante son los documentos hallados durante el allanamiento. Entre ellos, los que revelan todos los balances, desde 1982, en bancos colombianos y extranjeros. Además se halló la lista de los abogados consultados en caso de emergencia y la lista de nombres de los testaferros que manejan los inmuebles de el Mexicano en Bogotá y Pacho.

[El ministro del Interior de Bolivia, Guillermo Capobianco, confirmó ayer la detención, en la ciudad de Santa Cruz, de cuatro colombianos presuntamente vinculados con el narcotráfico. En Perú, fuentes de la policía local dijeron que los principales jefes del cártel de Medellín son buscados en el centro de la jungla, al noreste de ese país, por agentes de los servicios antidroga de EE UU, informa France Presse].

[Por otra parte, el coronel israelí en la reserva Yair Klein desmintió el viernes que hubiera entrenado milicias de los narcotraficantes colombianos, informa Víctor Cygielman desde Jerusalén. "Es una calumnia", dijo ante la televisión el militar, quien no negó que fuera él quien aparece en un videocasete difundido por la cadena NBC entrenando hombres armados. "Pero los hombres filmados pertenecen a una milicia campesina que entrenamos para que se defendiera de bandidos colombianos, ladrones de ganado, que los arruinaban", dijo].

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS