EE UU asegura que Noriega es una amenaza para toda América

Estados Unidos, por boca del secretario de Estado adjunto, Lawrence Eagleburger, uno de los funcionarios más influyentes de la Administracion de George Bush, equiparó ayer al hombre fuerte de Panamá, general Manuel Antonio Noriega, a Adolfo Hitler, y manifestó que las supuestas actividades del hombre fuerte panameño en relación con el narcotráfico constituyen una "agresión" contra todos los países del Continente comparable a "la invasión alemana de Polonia hace 50 años". Eagleburger realizó esta declaración ante la Organización de Estados Americanos (OEA).Esta organización hemisférica, en una declaración aguada, que no contiene ninguna referencla directa a Noriega, exhortó ayer al Gobierno y a la oposición de Panamá a "realizar nuevos y urgentes esfuerzos para alcanzar un acuerdo nacional" y pidió que se respeten "la vigencia de los principios democráticos y la autodeterminación del pueblo panameño" en la solución de la actual crisis.

La virulenta intervención norteamericana sorprendió a los cancilleres asistentes al plenario. Una alta fuente diplomática declaró a EL PAÍS: "No sabemos adónde conduce la declaración de Eagleburger, pero es preocupante el lenguaje empleado, que constituye prácticamente una apelación al Tratado de Asistencia Recíproca de Río (TIAR), que permite la intervención de una fuerza militar de uno o varios países cuando la seguridad del Continente está amenazada."

Eagleburger declaró que "los países que facilitan un refugio seguro para los traficantes internacionales de drogas amenazan la paz y la seguridad de este hemisferio, como si utilizasen sus propias fuerzas militares para atacar nuestras sociedades." Y en otro momento de su intervención, añadió: "Esta agresión contratodos nosotros tiene que ser terminada algún día".

Declaración final

La declaración final, consensuada por todos los asistentes, incluidos los representantes de Estados Unidos y Panamá ante su falta de contenido, representa un refrito descafeinado de los varios proyectos de resolución presentados por Venezuela, Colombia, Costa Rica y los países del Grupo de Contadora.Los proyectos venezolano y costarricense eran los más fuertes y en ellos se acusaba a Noriega de constituir el principal obstáculo para la solución de la crisis panameña. México se movió con habilidad y consiguió eliminar las referencias directas a Noriega y enmascararlas dentro de un recordatorio a anteriores resoluciones de la OEA.

A última hora del miércoles se había conseguido un proyecto de resolución, en el que, entre otras cosas, se pedía a Estados Unidos una normalización de relaciones con Panamá y el levantamiento de las sanciones economicas. Eagleburger se negó en redondo. La contestación fué: "Primero que se vaya Noriega y despues vendrá la normalización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50