Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIO Y AGITACIÓN EN EL ESTE

Un historiador de la RDA justifica el pacto Hitler-Stalin

La República Democrática Alemana (RDA) ha roto el tabú mantenido desde la II Guerra Mundial sobre el pacto entre la Alemania nazi y la URSS para dividir Polonia y los Estados bálticos al reconocer abiertamente, y por vez primera, la existencia del protocolo secreto Hitler-Stalin. Hasta ahora, la RDA había venido ignorando o negando públicamente la existencia del protocolo, firmado el 23 de agosto de 1939. El historiador del partido comunista Heinz Kuehnrich -trabaja en el Instituto Marxista-Leninista- explica en una entrevista, publicada por el diario de la juventud Junge WeIt, que el pacto y el protocolo fueron esenciales para Moscú. Staffin obtuvo de esa manera territorio suficiente para la defensa de la URSS y para prepararse frente a la inevitable guerra contra la Alemania de Hitler.A la pregunta de si en el protocolo en cuestión se trataba del acuerdo secreto que dividió a la Europa del Este en dos esferas de influencia bajo control nazi y soviético, y el cual introdujo un factor explosivo en la URSS y en los Estados bálticos, el historiador dice: "Sí, se trata del protocolo. No ha sido encontrado ningún original, pero su existencia también es hoy confirmada por los historiadores soviéticos". Kuehnrich afirma que ese documento tomó en consideración "los requerimientos de seguridad de la Unión Soviética bajo unas condiciones externas realmente extrordinarias, como era el estallido de una guerra."

Críticas en la RFA

Por su parte, la República Federal de Alemania (RFA) conmemoró ayer el 50º aniversario del pacto con numerosos comentarios en la prensa nacional y sombríos documentales en la televisión. El diario Frankfurter Allgemeine publicó el texto completo del tratado, con un mapa del territorio dividido, bajo el título "E] Pacto Hitler-Stalin: Cómo los dos autócratas se pusieron de acuerdo". Los comentarios hacían hincapié en la responsabilidad parcial de Alemania en la situación de los Estados bálticos, cuyas reivindicaciones nacionalistas están resurgiendo ahora con la nueva política aperturista de Mijail Gorbachov.

El Gobierno del canciller Kohl no ha hecho declaración oficial sobre el aniversario. Sin embargo, la oposición socialdemócrata (SPD) ha indicado que el legado del tratado Hitler-Stalin ha complicado la reconciliación de diversos grupos nacionales de la Europa del Este.

El aniversario viene a sumarse a otras efemérides que en los últimos años han tenido que sorportar los alemanes occidentales, y que han provocado una cierta introversión en la opinión pública: el 402 aniversario de la derrota nazi (1945), el 50º aniversario del Kristallnacht, (programa de exterminio judío en 1938) y el

100º aniversario del nacimiento de Hitler en 1889. Otro aniversario se acerca: los 50 años de la invasión nazi de Polonia (1 de septiembre), con el que Hitler dio comienzo a la II Guerra Mundial y a la devastación de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de agosto de 1989