La RFA y Hungría buscan "soluciones humanitarias" para los refugiados

El ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Gyula Horn, y el secretario de Estado alemán federal, Juergen Sudhoff, se entrevistaron ayer sin que se hiciera pública ninguna medida para solucionar la situación de los 180 alemanes orientales encerrados en la embajada de la RFA en Budapest. La sede diplomática fue cerrada el domingo por tiempo indefinido por las autoridades de la República Federal de Alemania (RFA) que explicaron que la embajada había llegado al tope de su capacidad para acoger refugiados. Sudhoff justificó en la capital húngara el absoluto hermetismo declarando que ambas partes buscan "soluciones humanitarias que excluyan la publicación de las medidas tratadas".

Medios políticos berlineses daban ayer por seguro el máximo interés de la dirección política de Berlín Este en poner fin rápidamente a la actual crisis antes de la inauguración de la Feria de Leipzig, a principios de septiembre, acto que la RDA escenifica tradicionalmente como demostración de su éxito económico y de sus intensas relaciones internacionales. Pese a la inflexibilidad y la dureza demostrada en los últimos días por las autoridades de Berlín Este en sus ataques a los refugiados y al Gobierno de Bonn, también la cercanía del 40º aniversario de la creación de la República fuerza al régimen a eliminar al menos los focos de tensión actuales. El líder de la RDA, Erich Honecker no quiere en ningún caso ver empañada la solemne ceremonia del 40º aniversario por manifestaciones tan evidentes de la insatisfacción de su población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50