Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcalá será sede del Museo Arqueológico de la Comunidad de Madrid

El hallazgo de un yacimiento arqueológico de la Edad del Cobre en el pueblo madrileño de Rivas Vaciamadrid, ha puesto de nuevo de actualidad el destino del Patrimonio Arqueológico de la Comunidad, cuya custodia le corresponde a su Consejería de Cultura, por traslado de competencias, desde 1985. En palabras de Antonio Méndez, miembro del Servicio de Arqueológia de la Comunidad. "Es de esperar que los hallazgos del yacimiento de Rivas-Vaciamadrid vayan al futuro Museo Arquelógico de la Comunidad, que se localizará en el convento de la Madre de Dios en Alcalá de Henares". Este convento, en vías de rahabilitación, es un edificio del siglo XVII que sirvió como cárcel hasta principios del siglo XX.

Una colaboración poco frecuente entre Institucines públicas y privadas hace que las excavaciones arqueológicas sobre el asentamiento de la Edad del Cobre se realicen en condiciones favorables, lo que permite, "estudiar con detenimiento uno de los asentamientos conservados en mejores condiciones, debido a encontrarse sobre un montículo y no haber sido removido aparentemente". Los restos hallados en la. superficie, "cerámicas de formas globulares y cerradas, láminas de sílex, todo ello de carácter muy homogéneo, dio rápida idea de que se trataba de un yacimiento calcolítico".

Colaboración

En la Comunidad de Madrid este tipo de hallazgos "es realmenté muy abundante. A lo largo del valle del Manzanares, entre el puente de Toledo y el municiplo de Getafe, se calculan en unos 56, pero lo que hace de éste algo extraordinario son la buenas condiciones en que se halla".La colaboración entre la cooperativa Covibar, la empresa contructora Ferrovial, el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, la Comunidad y la Dirección General de la Juventud propició que "Leonor Berzosa haya iniciado con un equipo de tres arqueólogos, tres dibujantes y tres peones los trabajos de excavación que se realizan siguiendo un sistema ajedrezado de dividir el terreno en pequeñas parcelas, se extiende sobre unos 2.500 metros cuadrados.

La altura de este terreno ha permitido localizar cabañas de tres a cuatro metros de diámetro, que conservan indicios de su estructura, y lo que es más importante, la forma en que estaban relacionadas, dándonos idea, por así decirlo, del urbanismo de aquella época oscura".

En opinión de los expertos, el patrimonio arqueológico de la Comunidad no tiene el carácter espectacular del de otras regiones españolas, como Andalucía o el Suroeste, pero es especialmente importante desde el punto de vista científico, "especialmente en el período paleolítico y los yacimientos campaniformes de Ciempozuelos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de agosto de 1989