Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La URSS prevé importar 35 millones de toneladas de cereales este año

La Unión Soviética prevé alcanzar este año un volumen de importación de cereales de alrededor de 35 millones de toneladas, similar al registrado durante 1988, Informó a la agencia Tass el director general de Comercio Exterior de aquel país, Oleg Klimov. En el mes de julio el presidente Mijail Gorbachov indicó que la producción de cereales de la URSS debería ser globalmente buena para este año, aunque ciertas regiones como Siberia hayan sido afectadas por una climatología seca.

Por su parte, el Departamento de Agricultura norteamericano estima que la producción de cereales de la URSS descenderá este año -en la temporada agrícola que comenzó el pasado mes de julio- de 210 a 200 millones de toneladas.

Según los responsables estadounidenses, el descenso de la producción soviética obligará a Moscú a elevar en tres millones de toneladas las importaciones de cereales previstas inicialmente para este año.

Klimov señaló que las importaciones soviéticas de cereales han ido en ascenso desde 1986, con 27,6 millones de toneladas aquel año, 30,4 millones en 1987 y 35 millones en 1988.

Divisas por excedentes

El Gobierno soviético propuso el pasado 4 de agosto pagar a los agricultores los excedentes de producción con divisas. Esta fórmula, sin embargo, no tendrá efectos sobre la producción hasta el próximo año, según afirmó Klimov. A juicio del funcionario, la decisión de pagar en divisas a los agricultores -tanto de las explotaciones agrícolas del Estado como de las colectividades permitirá a la Unión Soviética reducir sus importaciones.

Las divisas serán depositadas por la Asociación de Comercio Exterior soviética en las cuentas de las explotaciones agrícolas en las que la producción de buena calidad haya excedido los objetivos.

Los agricultores podrán disponer del dinero a su antojo. Klimov señaló que la asociación ya ha recibido ofertas por parte de los agricultores del norte del Cáucaso, del sur de Rusia y de Ucrania para acceder al plan.

Pese a los eventuales efectos negativos del proyecto sobre la industria, las colectividades agrícolas podrán utilizar las divisas para la compra de equipamiento agrícola extranjero.

"Nada se puede hacer", dijo Klimov, "cada uno deberá acostumbrarse a trabajar en condiciones de competencia". Además agregó que los agricultores utilizarán las divisas para importar bienes de consumo y llamó la atención sobre la necesidad de modernizar la estructura de transporte y almacenamiento de cereales para impedir descensos en la producción.

El Estado dará 60 rublos convertibles en divisas (equivalentes a unas 11.520 pesetas) por cada tonelada de trigo,duro, 40 rublos por tonelada de otro tipo de trigo, y entre 80 y 90 rublos por una tonelada de oleaginoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de agosto de 1989