Shevardnadze y Baker preparan la primera 'cumbre' de Bush y Gorbachov

El secretario de Estado norteamericano, James Baker, y el ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Edvard Shevardnadze, trataron ayer en París sobre la eventual celebración de una cumbre entre el presidente de Estados Unidos, George Bush, y su homólogo soviético, Mijail Gorbachov. Después de tres horas de conversaciones en la residencia del embajador soviético en París, donde ambos se encuentran para asistir hoy a la apertura de la conferencia internacional sobre Camboya, Shevardnadze indicó que la cumbre podrá realizarse "bastante pronto" si todo va bien en septiembre.Baker y Shervardnadze han acordado volver a encontrarse los días 19 y 20 de septiembre en el Estado norteamericano de Wyoming. El jefe de la diplomacia estadounidense señaló que será una "completa reunión ministerial", pero ese mostró cauto sobre el primer encuentro entre los máximos dirigentes de las dos grandes potencias. Gorbachov se ha declarado impaciente al respecto, mientras que Bush ha indicado que una cumbre sólo tiene sentido si puede salir "algo constructivo" de ella.

Carta de Gorbachov

Fuentes diplomáticas soviéticas indicaron que Shevardnadze ha entregado a su homólogo una carta de Gorbachov para Bush, pero no han revelado el contenido de ésta. Le entregó también dos memorandos, uno sobre las relaciones bilaterales y otro sobre las armas químicas.

Baker y Shevardnadze, que se entrevistaron por primera vez el pasado mayo en Moscú, repasaron en su reunión de ayer las cuestiones de desarme -entre ellas las negociaciones de Viena sobre armas convencionales-; de derechos humanos y del medio ambiente, así como la evolución de los conflictos regionales, temas todos ellos que forman ya parte de la agenda tradicional de las últimas conversaciones entre los dos países.

El portavoz soviético Vitaly Churkin señaló que durante el encuentro Shevardnadze expresó a Baker su malestar por el apoyo de Washington a los extremistas afganos. "Estados Unidos en algunos casos está respaldando a los extremistas en lugar de impulsar un proceso político en el país", afirmó Churkin.

Sobre la reducción del armamento convencional en Europa, Gorbachov propuso el 6 de julio en Estrasburgo una "rebaja considerable" en dos o tres años, acercándose al plazo fijado por Bush en el último Consejo de la OTAN reunido en Bruselas y que situó en 1992 o 1993. El presidente norteamericano pretende alcanzar un acuerdo en Viena "en seis meses o un año", condición previa para abordar la modernización de los misiles tácticos desplegados en la República Federal de Alemania, a la que se opone Moscú. Gorbachov ofreció también una reducción unilateral de misiles de corto alcance (hasta 500 kilómetros) a condición de que la OTAN aceptara negociar sobre ese tipo de armas, propuesta rechazada por Washington.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de julio de 1989.

Lo más visto en...

Top 50