Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ron Peck: "Mi filme critica la sociedad británica"

El festival de cine de Gijón dedica un ciclo a los realizadores ingleses

El 27º Festival Internacional de Cine de Gijón, inaugurado el pasado viernes, ha concitado en esta ciudad asturiana a algunos prestigiosos nombres del cine. El festival dedica uno de los ciclos paralelos al cine británico más reciente, en el que se proyecta el filme de Ron Peck. Este realizador británico, autor del filme Empire State, manifestó que su filme, por su talante crítico para con la sociedad británica de nuestros días, no está recibiendo apenas ayudas para su distribución. El domingo había llegado también a Gijón una de las estrellas del festival, la actriz soviética Yelena Safonova, protagonista, junto con Marcello Mastroniani, del filme Ojos negros, de Nikita Mijalkov, y miembro a su vez del jurado del certamen.

Peck asegura que su película "no pretende ofrecer una imagen sombría de Inglaterra, sino mostrar el nuevo tipo de agresión que sufre la sociedad des de sus más altas esferas y que se filtra en todos los sustratos de la sociedad: la agresividad la competitividad y la disposición a arrastrar al contrario, si es preciso, para llegar uno allí donde desea".Peck manifestó también que "cuando el cine británico estaba sometido a dificultades y presiones para conseguir apoyo financiero, el producto, como reacción lógica, resultaba más violento y agresivo que aquellos otros que tienen facilidades para cubrir su presupuesto". En este sentido, echó en falta "películas que traten con seriedad la cuestión del IRA".

El domingo había llegado también a Gijón una de las estrellas del Festival, la actriz soviética Yelena Safonova, protagonista, junto con Marcello Mastroniani, del filme Ojos negros, de Nikita Mijalkov, y miembro a su vez del jurado del certamen. Safonova declaró su interés en trabajar para el cine español, del que apenas conoce nada, y del que no ha recibido oferta alguna. "Sólo de televisión para una serie demasiado larga, que me hubiera impedido hacer otros trabajos". Ha rechazado también propuestas de las cinematografías francesa e italiana "por la bajísima calidad" de los proyectos que le propusieron. Estaría dispuesta, asimismo, a trabajar en Hollywood, aun cuando eso le exigiera vivir permanentemente en Estados Unidos, porque "en Occidente hay mucho que aprender desde el punto de vista técnico".

Yelena Safonova asegura que, como jurado del certamen, actuará con rigor. "Han de ser obras de arte. En un festival de cine se trata de juzgar si estamos ante una obra de arte o únicamente ante un simulacro".

'Caso Profumo'

Ayer tenía prevista su llegada a última hora a Gijón Jack Palance, que será objeto pasado mañana de un homenaje con la proyección de la película de Robert Aldrich El gran cuchillo, en el que este actor desarrolló una de sus interpretaciones más significativas. También llegará a Asturias Martin Landau, cuya última aparición fue como autor secundario en la película Tucker, la última producción de Francis Ford Coppola.Días pasados acapararon la atención del certamen el director y el realizador de Scandal, el filme que inauguró el Festival a la vez que se producía su estreno en España.

Michael Caton-Jones y Stephen Woolley, director y productor, respectivamente, del filme británico Seandal, manifestaron que con su película han querido demostrar que "la conservadora sociedad inglesa no ha cambiado apenas en los últimos 25 años" y que "a Inglaterra aún no ha llegado la perestroika".

Scandal narra el escándalo político-sexual conocido como caso Profumo, que sacudió a la sociedad inglesa en 1963. La película, que los amantes del cine pudieron conocer en el último Festival de Cannes, se proyectó por vez primera en España el pasado viernes, en el acto inaugural del Festival de Gijón.

Caton-Jones y Woolley explicaron que el filme pretende también "demostrar el absurdo de la vida de los políticos que aparecen en la historia".

El escándalo a que hace referencia la película se produjo cuando la Prensa británica publicó que el ministro conservador John Profumo había mantenido relaciones sexuales con Christine Keeler, menor de edad, que fue amante a su vez del agregado naval soviético Eugene Ivanov, acusado de espionaje a favor de la URSS.

Con un rotundo "absolutaniente", Caton-Jones y Woolley se confesaron partícipes del joven movimiento de cineastas ingleses opuestos a la política conservadora y neoliberal de la primera ministra, Margaret Thatcher.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 1989