Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 36 mujeres que optaban a las academias militares suspendieron la primera prueba

, Ninguna de las 36 mujeres que se presentaron a las pruebas de acceso para ingresar en las academias militares superó la primera prueba, según informaron ayer fuentes oficiales del Ministerio de Defensa. Este primer examen, de los cinco que existen, consistía en una evaluación general sobre conocimientos en historia, geografía, física, química, matemáticas, régimen jurídico constitucional, lengua e idiomas (francés e inglés). Un portavoz oficial de Defensa prefirió no hacer evaluación alguna por entender que "no se iba a dar ningún tipo de discriminación, ya sea en positivo o en negativo".

De las 55 mujeres que presentaron la solicitud para acceder a la carrera militar en cualquiera de los tres ejércitos, tan sólo 36 se presentaron finalmente al primer examen. El Ministerio de Defensa fijó en 305 plazas el número de personas que ingresarán este año en las academias y además de 36 mujeres optaban a las mismas 2.113 varones.Tras la primera prueba, celebrada la pasada semana en la Academia de Artillería de Fuencarral (Madrid), tan sólo han aprobado un total de 763 personas, todas ellas de sexo masculino.

Esta era la primera vez que las mujeres podían optar a las academias de las diferentes armas. El año pasado ya fue permitido el acceso de la mujer a los cuerpos y servicios de los tres ejércitos.

Los opositores que han su perado la primera prueba deberán aún examinarse en cuatro ocasiones más. La segunda prueba consistirá en un reconocimiento médico en el Centro de Investigación Médica Aeroespacial (CIMA).

Pruebas físicas

El tercer examen es una prueba física. En esta prueba estaba prevista una diferencia en los ejercicios según el sexo del aspirante. También existe una diferencia en cuanto a la altura mínima de los aspirantes: 155 centímetros para las mujeres y 160 para los hombres.

Estas diferencias están reguladas en el decreto de 24 de febrero pasado donde se indica que "en los procesos de selección no podrán existir más diferencias por razón de sexo que las derivadas de las distintas condiciones físicas del hombre y la mujer, que, en su caso, pueden considerarse en el cuadro de condiciones exigibles para el ingreso en los centros docentes militares de formación".

La cuarta prueba para acceder a las academias es de carácter psicotécnico y en la quinta se planteará a los aspirantes unas pruebas prácticas de matemáticas, física y química.

Se exigía a todos los aspirantes haber superado el curso de orientación universitaria y la selectividad aprobada, aunque sin una determinada nota. El tope de edad se estableció en los 21 años.

El Consejo de Ministros acordó el pasado 24 de febrero abrir las academias y los centros militares de formación a las mujeres, con lo que se dejaba expedita la vía para que las aspirantes que superasen todas las pruebas pudieran pilotar aviones o madar unidades de carros de combate. Con este acuerdo, se superaba una de las discriminaciones existentes en el seno de las Fuerzas Armadas.

Hasta ese momento y mediante un decreto de febrero de 1988, las mujeres podían optar a los 24 cuerpos y escalas técnicas, así como a la Guardia Civil, pero no a las armas y, por tanto, a las unidades de combate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 1989

Más información

  • Defensa asegura que se opone a "cualquier tipo de discriminación"