Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela investiga el presunto fraude en la importación de 350.000 toneladas de azúcar

El Congreso venezolano investiga un presunto sobreprecio de 18 millones de dólares en la importación de 350.000 toneladas de azúcar, en cuya negociación intervino el Gobierno español. Se trata M primer caso sobre presunta corrupción que registra el Gobierno de Carlos Andrés Pérez desde que asumió el poder en febrero pasado, y que ha sido denunciado por un diputado de la Oposición.

La importación de azúcar se negoció recientemente entre el Gobierno venezolano y el español mediante un contrato de 126 millones de dólares donde el Banco Industrial de Venezuela financiazaba 73 millones y el Focoex otros 53.La compra de 350.000 toneladas representa el déficit de azúcar que tiene Venezuela para 1989. Según la denuncia de Alvarez Paz, basándose en las informaciones que le han suministrado, los precios de referencia los fijan los mercados de Londres para los azúcares blancos y el de Nueva York para los azúcares crudos.

Como el azúcar sirve para algo más que endulzar, el Congreso venezolano decidió citar al ministro de Fomento, Moisés Naim, para que explique en las próximas semanas esta extraña negociación con un país como España, que no exporta azúcar.

Fuentes autorizadas del gremio empresarial español, residentes en Venezuela dijeron que el Gobierno español otorgó a Venezuela un préstamo de 53 millones de dólares al 5% de interés, pagadero en dos años para financiar la importación de azúcar.

Financiación de Focoex

La financiación la instrumentó España a traves del Focoex, el cual a su vez habría dedicado parte de las cuentas que le adeuda Cuba para que la pague con azúcar a Venezuela y recuperar así su equivalente en dólares. La importación de azúcar cruda fue contratada a la empresa cubana Carib Sugar y la refinada a la empresa inglesa Farman, ambas de forma indirecta. Las fuentes españolas consultadas expresaron estar seguras de que no hay sobreprecios en las negociaciones y atribuyen el escándalo al "descontento que sufrieron los proveedores tradicionales de azúcar", como Interbrás-Petrobrás y Cargill International, por no haber servido de intermediarias en la operación entre Venezuela y España, que se negoció totalmente desde Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 1989

Más información

  • El Gobierno español intervino en la negociación