Agustín Charles Soler, premio de composición en el octavo festival de Murcia

ENVIADO ESPECIAL

En un clima entusiasta por parte del público y de alegre camaradería entre los instrumentistas jóvenes de las siete orquestas participantes se clausurá el sábado en el teatro Romea el octavo festival de Murcia. La interesante actuación del conjunto de Bremen, con obras inusuales del danés Nielsen, el sueco Wiren y el húngaro Wreiner y una nueva intervención de los jóvenes estudiantes de Tokio, en la que destacó la violinista Mika Numasawa en el Concierto en sol de Mozart, el festival entró en un ambiente un poco distinto: el de los estrenos mundiales, la concesión y entrega de los premios de violín, violonchelo y composición y la actuación de la orquesta internacional formada con instrumentistas de los distintos grupos que han venido al festival.

Recayó el premio de composición en el barcelonés Agustín Charles Soler, recientemente galardonado con el Premio Reina Sofía y los de la Sociedad General de Autores. Sigue Charles en la obra premiada, Óleo, para orquesta de cámara, las líneas que hasta la fecha caracterizan su estilo: precisión de ideas, independencia de pensamiento y perfeccionismo de escritura. La violinista japonesa Takane Funatni y la violonchelista checa de 16 años Eva Sochmanova recibieron en el teatro Romea los premios de violín y violonchelo, respectivamente.

Organismo eficaz

El estreno de la partitura premiada el año pasado, original de Alberto García Demestres y del encargo de la actual edición, encomendado a Tomás Marco, estuvo a cargo de la orquesta internacional que el director francés René Clement convirtió en un organismo eficaz y capaz de montar en pocos días obras difíciles y muy distintas de estilo.En Recuerdo, estrenada ahora, la voluntad de belleza, la claridad de líneas, la motivación lírica, nos llegan en forma concentrada y sumaria y coronada en el centro del discurso por la apanición de la voz (que fue, lógicamente, la del propio autor) como algo natural, consecuente y de gran atractivo.

La octava edición del Festival de Orquestas de Jóvenes de Murcia, que dirige actualmente el profesor Juan González, ha resultado algo más que brillante: útil y con la mirada puesta en el futuro. No hay muchas manifestaciones análogas ni aquí ni fuera de aquí como para que no estimemos en su justo valor el empeño murciano, que, por otra parte, se encuentra en decidido proceso de desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de marzo de 1989.