Fernández Ordónez admite que la posición siria dificulta la paz en Oriente Próximo

El ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, admitió ayer implícitamente la existencia de serios inconvenientes derivados de la posición de Siria para llegar a un plan de paz para Oriente Próximo: "No es momento de expresar las diferencias, sino las esperanzas y acuerdos", dijo Fernández Ordóñez en la conferencia de prensa en Damasco con la que los ministros de Exteriores de la troika europea ponían fin a su gira por la zona.

El principal obstáculo que Siria antepone a la celebración de una conferencia de paz consiste en su exigencia de que Israel se retire previamente de los territorios ocupados, incluidos los altos del Golán. "O al menos que haga un anuncio claro e inequívoco de sus intenciones de retirarse", dijo ayer el ministro de Exteriores sirio, Farouk Shara.Fernández Ordóñez, el francés Roland Dumas y el griego Carolis Papoulias concluyeron ayer, con una entrevista con el presidente sirio, general Hafed El Assad, una gira por Oriente Próximo, que les llevó, a bordo de un avión especial de la Fuerza Aérea Española, a Jordania, Egipto y Siria. Los resultados de este viaje serán debatidos hoy en Madrid por los ministros de Exteriores de la CE, en el Consejo de Cooperación Política, al que no asistirá el ministro alemán, Hans Dietrich Genscher, aparentemente retenido en Bonn por "cuestiones internas", según medios diplomáticos españoles.

La entrevista con El Assad, más tensa que las que días anteriores habían mantenido la troika con el rey Hussein de Jordania, y con el presidente Hosni Mubarak, duró apenas 40 minutos, y en ella, según la versión posterior de Fernández Ordóñez, el jefe del Estado sirio "evitó entrar en detalles".

Pesimismo

El Assad, que parece aceptar la celebración de una conferencia de paz bajo los auspicios de las Naciones Unidas e incluso la participación en la misma de todas las partes implicadas, incluidos la OLP y Egipto, se mostró, no obstante, "muy pesimista" sobre las posibilidades de una evolución positiva del Gobierno de Israel, añadieron medios próximos al ministro francés. Por otro lado, y para alivio de los ministros europeos, El Assad no mostró -al menos ayer- reticencias sobre la participación europea en los esfuerzos para pacificar Oriente Próximo.

Las posiciones sirias, unidas a las divergencias -que subsisten- con Egipto y a la tradicional posición del Gabinete israelí, que preside Isaac Shamir, hacen que los tres ministros europeos vean con cierta aprensión la reunión del Consejo de Cooperación Política de la CE que se inicia esta mañana en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid. Fernández Ordóñez, Dumas y Papoulias apenas podrán hacer otra cosa que contar a sus nueve colegas comunitarios las diferentes posiciones detectadas en sus giras por Oriente Próximo, además de en la entrevista que mantuvieron a finales de enero con Yasir Arafat.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

No habrá declaración formal europea alguna sobre Oriente Próximo, ni del consejo de hoy saldrá una iniciativa concreta europea en relación a la zona, si no es "estudiar" dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU, del que forman parte Francia y Reino Unido, para que inicie los preparativos que llevarían en su momento a la conferencia de paz. Las expectativas ante el consejo comunitario que hoy se celebra, por primera vez en nuestro país, son tales que Fernández Ordóñez intentó ayer desviar los tiros diciendo que en la reunión "se hablará mucho sobre armas químicas". Prueba de que el Consejo de hoy tendrá un interés limitado es el hecho de que no asistirá a él Genscher.

En cualquier caso, la CE no dará un solo paso hasta consultar con Estados Unidos, y la visita que el nuevo secretario de Estado americano, James Baker, realiza mañana a Madrid, dentro de una rápida gira por los países de la Alianza Atlántica, será una buena oportunidad para empezar a "ejercer una cierta presión europea sobre Washington" en el tema de Oriente Próximo, según dijo un diplomático español.

Fernández Ordóñez resumió ayer, en la conferencia de prensa celebrada a mediodía en un hotel de Damasco, la visión que la troika, sin duda los más optimistas de la CE, mantiene sobre el futuro en la zona: "Hay algo de sitio para la esperanza", dijo el ministro, para quien "es positivo al menos que la CE haya realizado esta primera gira, demostrando que la troika funciona en las cuestiones de cooperación política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de febrero de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50