Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Nuevos peligros en Argentina

Para el presidente argentino, Raúl Alfonsín, se trata del desafío más grave que ha debido afrontar el Gobierno de Buenos Aires. El ataque lanzado contra el cuartel de La Tablada por un comando formado por presuntos guerrilleros de extrema izquierda ha producido angustia en un país en el que se creía que habían desaparecido los fantasmas de aquellos años negros que desencadenaron el engranaje de la represión, y que sirvieron de caldo de cultivo al advenimiento de la dictadura militar.Alfonsín quiere ser el primer presidente constitucional, desde finales de la década de los veinte, capaz de transmitir el poder a un sucesor elegido conforme a las normas. La elección presidencial debe producirse el 14 de mayo. Habida cuenta del período de cohabitación, le quedan 10 meses para cumplir este cometido y llegar al final de su mandato. Esta nueva tentativa puede poner un poco más en peligro tan noble designio. El Frente de Resistencia Popular, que ha reivindicado el ataque, justifica esta acción asegurando que su intención era prevenir un golpe militar. Pero al mismo tiempo, han hecho un llamamiento a los argentinos para que se presenten ante la Casa Rosada e imponer el gobierno del pueblo y tomar el poder.

Pero lo esencial es que la acción de los guerrilleros representa una algarada siniestra y sin salida. O anuncia el renacimiento de otro tipo de violencia.

, 26 de enero

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989