Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel tendrá un "Gobierno de parálisis', según Arafat

El líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat, definió ayer en Viena al nuevo Gabinete de coalición israelí como un "Gobierno de parálisis". Arafat calificó de "práctica democrática" las discrepancias sobre las recientes iniciativas del líder palestino expresadas el lunes en Damasco por el miembro del Consejo Ejecutivo de la OLP Abu Alí Mustafá, representante de los sectores duros de la organización. Este aseguró que en su discurso de Ginebra, hace una semana, Arafat había expresado sólo una opinión personal y pidió un relevo en la dirección de la organización.

Arafat aseguró que respetaba, las opiniones discrepantes en la resistencia palestina, "siempre que se trate de grupos palestinos que trabajan dentro de la OLP, pero no cuando éstos pertenecen a los servicios de inteligencia de ciertos países árabes".Yasir Arafat, que llegó el lunes a Viena en su campaña en busca de apoyo internacional para la Conferencia de Paz de Oriente Próximo bajo los auspicios de la ONU, aseguró en una conferencia de prensa que el inicio de las conversaciones entre la OLP y Estados Unidos representaba un giro radical en el proceso de paz en Oriente Próximo.

No obstante, Arafat acusó a Israel de querer "torpedear" el diálogo abierto. Aseguró que para ello los israelíes habían iniciado una escalada militar en el sur de Líbano con la intención de asesinar a los dirigentes palestinos, así como otra ola de represión en los territorios ocupados.

"Shamir ha pedido a sus soldados que se olviden de sus principios morales cuando se enfrenten a la intifada. ¿Qué quiere decir esto?", se preguntó Arafat. "Tirar a matar", respondió. El líder palestino, que posteriormente viajó a Belgrado, fue especialmente crítico con el dirigente laborista israelí, Simón Peres, cuando fue preguntado sobre el nuevo Gobierno de coalición formado en Israel por laboristas y conservadores del Likud. "Es el Gobierno de la parálisis", dijo, "pero especialmente para el partido laborista, que se ha visto obligado a renunciar a su propio programa electoral". Según Arafat, la decisión de autorizar nuevos asentamientos de colonos israelíes en Gaza y Cisjordania estaba explícitamente negada en el programa electoral laborista. Aarafat se mostró flexible sobre la forma que pudieran tomar las futuras negociaciones de paz, no descartando totalmente que la OLP pudiera incluirse en la delegación de un país árabe, si bien a continuación dijo: "Nosotros no obligaríamos a Israel a que entrara a formar parte de la delegación norteamericana; no olviden que Palestina es miembro de pleno derecho de la Liga Árabe".

Sharon se resiste

Entretanto, en Jerusalén, la formación del nuevo Gobierno de coalición israelí avanzaba con dificultades. El primer ministro, Isaac Shamir, estaba dispuesto a dimitir si la convención nacional de su partido, el Likud, desaprobaba ayer el acuerdo con su adversario laborista, Simón Peres, para constituir el nuevo Gobierno. Shamir advirtió a sus correligionarios que sus votos eran como una "moción de confianza". El principal opositor a la coalición con los laboristas era el general retirado Ariel Sharon, ministro de Industria y de, Comercio, que aspiraba a ocupar la cartera de Defensa. Ayer, los observadores estimaban que si el Likud rechazaba la coalición de Gobierno se convocarían nuevas elecciones.Peres, satisfecho con el acuerdo de Gobierno y candidato a ocupar la cartera de Hacienda, dijo ayer que los 10 representantes laboristas en el Gabinete de Shamir -que aprobaron el pacto gubernamental- tratarán de impulsar las gestiones en favor de una paz con los palestinos. "El partido laborista formará Gobierno con Shamir, no con el Likud", afirmó Peres, criticado por los partidos de izquierda. El lunes, 10 jóvenes palestinos resultaron heridos de bala en enfrentamientos esporádicos con militares israelíes en la banda ocupada de Gaza. Por otra parte, el lunes por la tarde llegó a Holanda la primera carga de productos agrícolas exportados directamente de los territorios ocupados hacia la CE, según se anunció ayer en Rotterdam.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 1988

Más información

  • Shamir amenaza con dimitir si el Likud rechaza el acuerdo con los laboristas de Peres