Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Explotación legal

En una especie de homenaje subterráneo a Orwell leo: "No colabore con la mendicidad organizada. Cuando usted da una limosna en el metro está contribuyendo a mantener, incluso a fomentar, una actividad que puede deteriorar las condiciones del servicio que se presta al ciudadano. Una sensibildiad mal entendida hace difíciles los esfuerzos de la Compañía Metropolitano por evitar la explotación ilegal de las personas".Me pregunto si existe alguna forma de explotación que sea legal. Quizá el hambre de millones de seres humanos, o la muerte de hombres, mujeres y niños causada por ingenios químicos, o "la mujer en casa y con la pata quebrada", o el Plan de Empleo Juvenil... Esta explotación debe de ser buena porque es legal. Nuestra sociedad se conforma con hacer invisibles los abscesos que inevitablemente le salen por su enfermedad crónica: la injusticia social.

El ciudadano ha de recordar: si se encuentra con un pobre, no le dé limosna, limítese a denunciarlo a los agentes de la autoridad, que ya se encargarán ellos de esconderlo. Lo que no se ve, simplemente no existe.-Fernando Pérez del Olmo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 1988