Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"He cambiado mi manera de interpretar, fruto de una evolución constante", afirma Pollini

El músico italiano está considerado como una de las primeras figuras mundiales del piano

MANUEL MUÑOZ, El pianista italiano Maurizio Pollini ha tocado en Madrid y en Barcelona, tras no haberlo hecho en España desde 1979. Con 46 años de edad y una de las primeras figuras mundiales del piano, es un hombre más bien tímido, al que supone un gran esfuerzo 'hablar de sí mismo. Se define de izquierdas, pero matiza que "absolutamente independiente y con ideas totalmente personales sobre los problemas políticos". Confiesa que desde sus primeros grandes éxitos públicos en 1960 ha sufrido un cambio en la forma de interpretar, producto de una evolución "gradual, lentísima y constante".

Pregunta. En 1977 tocó usted en Barcelona y volvió en 1979, a dar sendos conciertos en Madrid y Barcelona. ¿Por qué no había vuelto a actuar en España?Respuesta. Verdaderamente no hay ninguna razón particular. Yo estoy muy contento de volver a España y espero tener más ocasiones en el futuro.

P. Creo que antes de 1977 usted no había tocado en España por razones políticas.

R. Sí, ha sido una de las razones. No me agradaba especialmente ir a un país con un régimen como el de la España de la época.

P. ¿Se considera usted una persona de izquierdas?

R. Sí, me considero una persona de izquierdas, pero absolutamente independiente y con ideas totalmente personales sobre los problemas políticos.

P. Me gustaría conocer su opinión sobre otros pianistas.

R. Verdaderamente son muchos los pianistas que admiro. Necesitaríamos una conversación muy larga en este punto. Por Rubinstein siempre he tenido una grandísima admiración. También lo he conocido y he tenido una relación de amistad con él. Le admiro mucho, tanto por sus interpretaciones extraordinarias de Chopin como por su calidad de pianista y gran músico al mismo tiempo.

P. ¿Qué le parece, por ejemplo, la manera de tocar de Pogorelich?

R. Me parece que tiene un instinto pianístico bellísimo, que ha nacido para el piano.

P. ¿No se ha interesado usted nunca por otros instrumentos de teclado, como el clave o el órgano?

R. Me interesan como instrumentos, pero no personalmente. He tocado al clave obras de Bach, pero ha sido eso, una experiencia.

P. ¿Le gusta Bach al piano?

R. Hace unos años hice conciertos con el primer volumen de El clavicémbalo bien temperado, de Bach. Tenía algunas reservas sobre la posibilidad de tocar Bach al piano pero finalmente me decidí, y debo decir que fue una experiencia que me enriqueció muchísimo y, en definitiva, es una posibilidad.

Directores de orquesta

P. ¿Con qué director de orquesta ha trabajado más a gusto?

R. Hubo una relación artísticamente muy buena con Karl Böhm cuando la grabación que hice de tres conciertos de Beethoven, otros de Mozart y también algunos conciertos públicos. Fue un entendimiento muy bueno, más allá de lo que se pueda imaginar. También he hecho muchos conciertos y tengo también una relación de amistad con Claudio Abbado, al que conozco de hace muchos años. Recuerdo también algunos conciertos que he hecho con Karajan, con Boulez... y muchos otros.

P. Usted tuvo su primer premio importante a los 15 años, ¿no es así?

R. Sí, en Ginebra. Pero para mí el concurso principal fue el de Varsovia, en 1960.

P. Y grabó el primer disco a los 18 años.

R. Sí, el Primer concierto, de Chopin, con Kletzki.

P. Ya entonces tenía usted, evidentemente, un total dominio de la técnica, pero ¿cómo ha cambiado para usted desde aquella época la manera de ver la música?

R. Me hace una pregunta bastante compleja. Ha sido una ampliación de repertorio. En 1960, por ejemplo, no había tocado nunca obras contemporáneas. Eso llegó a finales de los sesenta. Por lo que respecta a los grandes compositores, como Chopin y Beethoven, sólo puedo decir que es una evolución gradual, lentísima y constante desde entonces que ha proseguido hasta ahora.

P. ¿Pero no ha habido un gran cambio?

R. Pienso que si comparamos las ejecuciones de hoy con las de entonces se puede ver un gran cambio, pero que ha sido obra de una evolución gradual. El cambio se produce en períodos largos. Pero... ¿en qué sentido lo dice?

P. En un sentido muy interior. En aquella época usted había tocado las sonatas de Beethoven y ahora las continúa tocando. Me gustaría que explicara el cambio que. para usted han sufrido esas obras con el paso de los años.

R. No cabe duda de que en obras como la sonata Opus 106 y la Hammerklavier o la Appasionata, entre cómo las veo ahora y cómo las veía en 1960 hay un gran cambio. Diría que es una sensación sobre todo de mayor conocimiento del espíritu de la obra. Un conocimiento mucho más formado.

Bach y los instrumentos originales

P. ¿Qué considera más interesante de la obra de Beethoven? ¿Le parece que son los cuartetos?R. No quisiera decir nunca esto porque este tipo de juicios son excesivamente precisos para ser verdaderos, pero si me viera obligado a escoger una parte de la obra de Beethoven, quizás escogería los cuartetos, sí.

P. ¿Qué opina de las grabaciones con instrumentos originales?

R. Para mí, la impresión que tengo en este problema de los instrumentos originales y también de la reconstrucción de la manera original de tocar es que creo que son muy interesantes, ciertamente. Pero pienso que también se debe evitar tener ideas estrictas sobre cómo se debe interpretar la música de los clásicos. Pienso que, incluso para Bach, el hecho de excluir los instrumentos modernos de la ejecución de Bach sería un enorme empobrecimiento práctico de la vida musical. Sería poner a Bach fuera de la circulación musical más normal, sería algo peligroso.

P. Usted es hijo de un arquitecto y creo que se interesa bastante por las artes en su conjunto.

R. Sí, es cierto.

P. Y es también muy aficionado al ajedrez.

R. Sí un poco.

P. ¿Cree que hay alguna relación entre la música y el ajedrez?

R. Francamente no sé [ríe sorprendido].

P. Del conjunto de las artes, aparte de la música, qué es lo que más le interesa?

R. Todas las artes: la literatura, la pintura. No hay una en modo particular.

P. ¿Cuál es su compositor favorito?

R. No podría decir... Si digo Bach olvido a Beethoven, si digo Beethoven olvido a Mozart.

P. ¿Qué le parece la situación actual de la música en España?

R. Me parece que hay un gran interés de¡ público, un desarrollo que me parece muy bonito. En Italia también hubo un gran desarrollo del público durante los años setenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 1988

Más información