El Reino Unido introducirá un sistema electrónico de control de delincuentes

El Gobierno británico va a introducir un sistema electrónico de control de los delincuentes como una de las medidas encaminadas a potenciar el imperio de la ley y el orden. El anuncio de esta novedad lo hizo ayer el ministro del Interior, Douglas Hurd, ante los asistentes al congreso conservador, quienes, conforme a la tradición, provocaron un pasional debate sobre delincuencia en el que se reiteraron las llamadas a la instauración de la pena capital.

Hurd no comparte los sentimientos de las bases conservadores sobre el principio de "quien a hierro mata, a hierro debe morir" y tuvo que aplacarlas sacándose de la manga diversas medidas, algunas de ellas convencionales, como el incremento del número de policías, y otras innovadoras, como la instauración del control electrónico de los delincuentes. También anunció que se van a construir más cárceles y que -quizá se incrementen el número de localidades en que está prohibido beber en la calle.A partir del próximo mes de febrero, además, el fiscal general podrá elevar a un tribunal de casación las sentencias consideradas blandas. La legislación antiterrorista va a ser endurecida.

El control electrónico será aplicado con carácter experimental a los autores de pequeños delitos que se encuentren en libertad bajo fianza o que estén cumpliendo las condenas en casa. El sistema ya funciona en Estados Unidos. Al delincuente se le coloca en la muñeca un aparato como un reloj y cuando el teléfono suena discrecionalmente para comprobar que se encuentra en casa, el sujeto se identifica y coloca el chivato en un receptor que manda una señal electrónica a la autoridad correspondiente. Con esta innovación, Hurd pretende evitar que los jóvenes delincuentes se conviertan "en rezumados villanos" con el paso por las cárceles. La medida promete ser polémica.

El ministro de Energía, Cecil Parkinson, reiteré el principio básico de la política tory según el cual "en la economía británica no habrá áreas cerradas a la iniciativa privada" y anunció que la privatización de la industria del carbón estará lista para la próxima legislatura.

En el debate sobre política exterior previsto para hoy se espera que el ex primer ministro Edward Heath haga una amarga crítica de la visión europea de Margaret Thatcher.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de octubre de 1988.

Lo más visto en...

Top 50