Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tratamiento de la hemofilia en Londres con un factor sintético

Un grupo de investigadores británicos ha empezado a tratar a los enfermos de hemofilia con un factor de la sangre elaborado por técnicas de ingeniería genética. Este factor, utilizado por un equipo médico del Royal Free Hospital de Londres no conlleva el riesgo de transmitir el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o la hepatitis, aunque este riesgo se ha minimizado en los últimos años. También evitará la crónica falta de este factor, obtenido tradicionalmente del plasma humano.El primer hemofílico del Reino Unido al que se le ha administrado el nuevo agente coagulante llamado factor VIII sintético es Victor Budgen, un londinense, de 25 años, que "respondió excelentemente" a la primera inyección.

Budgen será vigilado cuidadosamente durante los próximos seis meses para comprobar la seguridad y eficacia del tratamiento, que, tras la prueba, será aplicado a otros pacientes del centro de hemofilicos del Royal Free Hospital.

Peter Kernoff, director del centro de hemofillicos, predijo que con el tiempo será posible hacer que el "factor VIII sintético sea mejor que el del organismo humano."

"Por ejemplo, se pueden elaborar productos sintéticos que duren más en el organismo que el factor VIII natural o que puedan ser suministrados por vía oral en lugar de tener que ser inyectados". Kernoff concluyó diciendo que el "conocimiento obtenido en este proyecto acerca de la biología del factor VIII nos acerca a la posibilidad de un remedio permanente para la hemofilia, una enfermedad genética, mediante la terapia de genes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1988