Crítica:CINECrítica
i

Héroe agarrotado

Chuck Norris, campeón de artes marciales en su juventud, es uno de los profetas preferidos por los productores Menahem Golam y Yoram Globus para anunciar los mensajes que encierran las películas de la corporación Cannon: casi siempre, un aguerrido héroe cuya fuerza flisica vence en combate final al malvado.En El héroe y el terror, un Chuck Norris rnaduro, cuyos músculos agarrotados han contagiado su gesto expresivo, que nunca lo fue tanto, deambula a la busca y captura de un perturbado criminal, sin aportar siquiera el dinamismo de los combates cuerpo a cuerpo que le hicieron célebre. Ni sus pesadillas ni peripecias sentimentales están bien ensambladas con la acción y la intriga, y su desenlace es tan presumible como vulgar.

El héroe y el terror

Dirección: Bill Tannen. Guión: Dennis Shryack y Michael Blodgett. Fotografía: Eric van Haren Noman. Música: David M. Frank. Producción: Raymond Wagner. Estados Unidos, 1988. Intérpretes: Chuck Norris, Jack O'Halloran, Bryrin Thayer. Estreno en Madrid: cines Bilbao, Palacio de la Prensa, Velázquez.

Producto totalmente prescindible, está filmado con funcional desgana, y el guión, donde ha participado el propio autor de la novela en que se inspira, Michael Blodgett, es tan insulso como fallido su presunto humor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50