Carmen Díez de Rivera abandona el CDS tras la incorporación del partido a la Internacional Liberal

Carmen Diez de Rivera, diputada al Parlamento Europeo por el Centro Democrático y Social (CDS), anunció ayer su baja en el partido del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez, tras la culminación, el pasado jueves, del ingreso de esta formación política en la Internacional Liberal (IL). El presidente del CDS, Adolfo Suárez, se, encuentra en la ciudad italiana de Pisa, donde asiste al congreso de la II, señaló ayer, poco antes de conocer la decisión de la diputada centrista: "He dicho a Carmen que decida lo que decida sigo siendo amigo suyo"

.Carmen de Rivera, que en enero de este año conoció por los medios de comunicación la solicitud del CDS de integrarse en la Internacional Liberal, mostró ya entonces su desacuerdo con el procedimiento y el contenido de esta integración, informa Ra- Fraguas.La eurodiputada subrayó que desde aquella fecha ha permanecido en el Centro Democrático y Social "a la espera de debate en el partido sobre el alcance ideológico de tal decisión y que, al no haberse producido, optaba por pedir la baja.

Fue en aquellos días cuando parlamentarios del Partido Liberal (PL), Antonio Jiménez y Ana Yabar se integraron en el Grupo Parlamentario centrista.

A propósito de los trabajos que hasta ahora ha desarrollado en el Parlamento Europeo, en el seno de las Comisiones de Medio Ambiente, Salud Pública Defensa del Consumidor, asuntos relacionadas con los derechos de la mujer, la prevención ecológica y la generalización de los estudios musicales de ámbito europeo, entre otros, Carmen Díez de Rivera mostró satisfacción por la labor que iba realizando.

No obstante, la eurodiputa española continuará adscrita al grupo de los europarlamentarios no inscritos, que equivale al Grupo Mixto de cualquier parlamento.

Temas latinoamericanos

Por otro lado, el presidente del Centro Democrático y Social, AdoIfo Suárez, se mostró ayer encantado con el papel que le ha asignado la Internacional Liberal, como responsable de temas latinoamericanos. En este carácter visitará todos los países de aquel continente, comenzando por el viaje que realizará el próximo día 2 a Chile, al frente de una nutrida representación de la IL.

Un informe elaborado en el congreso de esta Internacional, que hoy se clausura en Pisa con la concesión Premio a la libertad al canciller alemán Hans Dietrich Genscher, defiende sin ambajes el no en el plebiscito que decidirá la permanencia de Pinochet en el mando: "La victoria del no, aunque fuese reducida, abre un proceso imparable hacia la democracia", se dice en el informe, elaborado por el europarlamentario centrista, y ex dirigente socialista con el profesor Tierno, Raúl Morodo.Fuentes del CDS confían en que la labor internacional de Adolfo Suárez en Latinoamérica le sirva para "adquirir de nuevo una dimensión exterior". Entre otras cosas, el ex presidente del Gobierno español trata ahora de mantener "relaciones privilegiadas" con el Partido Demócrata norteamericano, que también acaba de ingresar en la IL.Ayer, Suárez, junto con los otros seis miembros del buró de la IL, presidido por Giovanni Malagodi, dedicó la jornada prácticamente entera a tratar sobre problemas latinoamericanos. La Internacional Liberal aprobó otras varias resoluciones sobre los más diversos temas internacionales, desde el diálogo Este-Oeste hasta Suráfrica, pasando por la deuda del Tercer Mundo, cuestión, esta última enmendada en sentido progresista por Eduardo Punset, del Centro Democrático y Social.Democracia internaAdolfo Suárez rechazó también ayer en Pisa las acusaciones que hablan de escasa democracia interna en su partido, el CDS: aseguró que la decisión de ingresar en la Internacional Liberal no fue adoptada a título personal o en secreto, sino por unanimidad en el comité nacional centrista, aunque reconoció que el anuncio de esta incorporación hubo de precipitarse a causa de una filtración informativa.

Por otra parte, según dijo Suárez, ahora "no hay comunicación" entre él y el presidente del Gobierno, Felipe González, quien dejó de hablarle durante un año a raíz de la negativa del Centro Democrático y Social a apoyar el sí en el referéndum sobre la Alianza Atlántica. "Cuando yo era presidente del Gobierno hablaba con Felipe cada 15 días".

Suárez, a favor de la negociación con ETA

El presidente del Centro Democrático y Social (CDS), Adolfo Suárez, anunció ayer en Pisa que, tras su incorporación a la Internacional Liberal (IL) y su nombramiento como vicepresidente y miembro del buró político de la misma, iniciará una etapa de mayor firmeza en su labor de oposición al socialismo y demás presencia en los medios informativos. El primer paso en este camino, que conduce a las elecciones legislativas de 1990, es la toma de posición en cuestiones clave, como la petición de un indulto para el ex general Alfonso Armada o la necesidad de negociar con ETA.Suárez, que se muestra pletórico de optimismo respecto a sus posibilidades electorales en 1990, salió al paso, en conversación informal con los periodistas españoles en Pisa, de unas declaraciones del teniente general Manuel Gutierrez Mellado, que fue vicepresidente en su gobierno, en las que solicitaba el indulto para todos los aún encarcelados por el intento de golpe del 23 de febrero de 1981. Según Suárez, tan solo el ex general Alfonso Armada, enfermo, con avanzada edad, arrepentido y que acató la Constitución, debe ser perdonado.Esta declaración supone una ruptura con la habitual posición de Suárez, quien ha venido manteniendo un hermético silencio ante las más candentes cuestiones de la política nacional.

El propio presidente del CDS reconoció, en su encuentro informativo, que tal actitud ha sido un error, y, tras achacar una parte de culpa a los propios medios periodísticos en general y a TVE en particular, prometió más comparecencias ante la prensa. Luego se mostró a favor de negociar con ETA, especialmente en los intentos de liberar al industrial Emiliano Revilla y recordó que, cuando él estaba en el poder, sí se produjeron negociaciones subterráneas, que permitieron, entre otras cosas, salvar la vida de un político secuestrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1988.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50