Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Alerta británica ante la llegada de un barco con toneladas de residuos tóxicos

Los puertos británicos han sido alertados para que no permitan la entrada al Karim b, un buque de carga alemán que transporta 2.000 toneladas de residuos tóxicos procedentes de una compañía química de Italia. El Karim b fue ya expulsado de España y Nigeria y, por el momento, le ha sido prohibida la entrada a un puerto de Gales del Sur.El miércoles, el Karim b tuvo que abandonar la bahía de Cádiz a petición de las autoridades españolas. Previamente fue expulsado de Nigeria cuando intentaba desembarcar ilegalmente su cargamento. Según el grupo ecologista británico Amigos de la Naturaleza, el Gobierno italiano busca desesperadamente un país en donde se le permita depositar su carga.

Según informó la firma británica Leigh Interest, dedicada al tratamiento de residuos peligrosos, se le había solicitado encargarse de la carga, y por el momento estaban dispuestos a examinarla. El Reino Unido es uno de los países que atraen más residuos tóxicos de otras naciones, debido a la existencia de diversas empresas dedicadas a la materia y al vacío legal. Varios políticos británicos han prometido en diversas ocasiones medidas legislativas para regular esta materia, tal como lo exige la CE, pero nunca se han concretado tales iniciativas.

Un tratado mundial

Por lo que se refiere al ámbito mundial, la ONU prepara un tratado sobre el transporte de residuos tóxicos, según informa la agencia France Presse desde Ginebra. El transporte de residuos ,tóxicos a través de las fronteras será objeto de un tratado internacional que el programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente propondrá a los Gobiernos en una conferencia a celebrar en Basilea (Suiza) el 20 y 21,de marzo de 1989. La convencion estipulará que un país exportador de residuos peligrosos no podrá autorizar su partida hacia un país importador si este último no demuestra que dispone de la capacidad tecnológica para almacenarlos o disponer de ellos.Los países importadores tendrán derecho a recibir una información completa y precisa de los productos tóxicos que importen. Los países en vías de desarrollo han señalado su disposición a aceptar la importación de residuos peligrosos si los países industrializados les proporcionan la tecnología necesaria para eliminarlos. La redacción del tratado se ultimará en una reunión preparatoria a celebrar en Ginebra en noviembre.

El transporte de residuos tóxicos ha provocado en los últimos meses conflictos entre varios países desarrollados y en vías de desarrollo. Turquía devolvió recientemente un cargamento de productos peligrosos enviado desde la República Federal de Alemania. En Nigeria, un conflicto diplomático provocado por el envío por una compañía noruega de residuos procedentes de Estados Unidos llevó a la detención de varias personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1988