Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Topo y elefante

., "Es muy importante", dice Ricardo Muñoz Suay, que la gente se decida a dejar sus películas en la Filmoteca en depósito, si así lo desea y no quiere venderlas o no podemos comprarlas. Todas las películas, incluso las familiares, deberían estar depositadas, pues es así, con esos testimonios, como se puede hacer la historia de mañana". Se muestra satisfecho de tener en la fecha "casi todos los documentales del País Valenciano de la época del cine mudo".

La pirueta vital de Ricardo Muñoz Suay, nacido en Valencia, lo ha llevado a ser ahora elefante obsesionado por la memoria cinematográfica en la misma ciudad en que fue topo escondido de la represión franquista de 1939 a 1945, en que salió de su escondite. Al año siguiente fue detenido y encarcelado en Madrid por su actividad en el PCE.

Hasta 1985, tras haber vivido en Madrid y Barcelona, no volvió a establecerse en su ciudad natal. Ahora su obsesión es el archivo y se queja de que el presupuesto de la Filmoteca para 1988 sea de 80 millones de pesetas, de los que sólo 24 son para actividades.

Expresa su confianza en que el año próximo la Filmoteca de la Generalitat Valenciana pueda contar con un poresupuesto de 148 millones de pesetas, "que es el que nos habían prometido para éste", subraya. Pese a todo, se muestra seguro al afirmar: "Nos hemos convertido en la segunda filmoteca de España, después de la de Madrid y por delante de la de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 1988