Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proyecto para la creación de una escuela de cine en Santander

El Ministerio de Cultura y el Gobierno autónomo de Cantabria proyectan la creación de una escuela de cine, que podría ubicarse en el viejo palacio de Sobrellano, en Comillas, a 55 kilómetros de Santander. El director general de Cinematografía, Fernando Méndez Leite, se entrevistó el martes pasado con el presidente del Gobierno autónomo, Juan Hormaechea; el consejero de Cultura, Rogelio Pérez Bustamante, y el director de cine Mario Camus.El palacio, de estilo neogótico, obra del arquitecto catalán Juan Martorell, construido para el marqués de Comillas hace 108 años, sería la sede de la escuela, proyectándose el establecimiento de un plató en el viejo edificio de la Universidad Pontificia y el alquiler de un cine local para la proyección de películas para los alumnos de la escuela que funcionaría, con carácter fijo, entre los meses de octubre y mayo.

Una comisión ha sido designada para estudiar la forma de colaboración entre Cultura y el Gobierno autónomo, con la vista puesta en poder iniciar las actividades docentes en octubre del año 1989. La última escuela oficial de cinematografía fue clausurada en España mediada la década de los setenta. En la actualidad, la rama de Imagen se estudia en la facultad de Ciencias de la Información. No existe otro centro de carácter oficial para el aprendizaje del cine.

El palacio de Sobrellano, en Comillas, cuya vida cultural y turística se propone potenciar el Gobierno autónomo, que ha proyectado una nueva carretera partiendo de la localidad de Barreda, fue adquirido por la diputación en 1985 a los marqueses de Comillas por 70 millones de pesetas. En la actualidad, importantes obras de restauración se llevan a cabo, pese a que la excelente calidad en los materiales empleados en su construcción permitió que el transcurso de más de un siglo no haya producido sensibles deterioros en el edificio. Méndez Leite ha aprovechado su breve estancia en Santander para visitar Comillas y comprobar las condiciones del palacio para convertirlo en sede de la. proyectada escuela. Su impresión ha sido, al parecer, muy favorable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de junio de 1988