Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El oro de la Esperanza

Rodríguez de la Borbolla y Marisol ayudan a sufragar un templo para la Virgen

"Los actos de la coronación de la Esperanza no superan el millón y medio de pesetas", afirma Carlos Gómez Raggio, fiscal de la archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza, de Málaga. En la ciudad, la denuncia de los grupos cristianos apostólicos -calificando de "escándalo" la coronación canónica con oro de la Virgen de la Esperanza, el próximo día 18- y la polémica que ha suscitado en círculos religiosos se comenta como una simple anécdota.

El populismo de la Esperanza supera a la propia ciudad. Entre los benefactores de la archicofradía para construir la Basílica Menor, que será consagrada por monseñor Suquía el próximo día 4, se encuentran el presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla, y Josefa Flores González, Marisol. Ambos figuran en una lista numerada de unas 1.000 personas, con cuyas aportaciones mensuales se construye desde hace cuatro años el nuevo Templo de la Esperanza."No son representativos de nadie. ¿Quién conoce a la HOAC o la JEC en Málaga?, comentan indignados los cofrades de la Esperanza. "¿Qué hacen por los pobres?", apostilla uno de ellos. La denuncia a modo de reflexión que los movimientos apostólicos han realizado con motivo del acto de la coronación de la Virgen, dice: "Los actos de la coronación canónica, por los gastos desmesurados que sin duda van a producirse, se convierten en un despilfarro, en un escándalo, en una ofensa a Dios".

Gremio de toneleros

"¿Despilfarro? Éste acto nos va a salir más barato que la Semana Santa. La corona la ha pagado la gente, el oro se ha recaudado con aportaciones de poca cuantía", afirma Carlos Gómez, actual fiscal y experto en historia de la archicofradía, después de ser durante 24 años hermano mayor. "Los gastos de construcción de la corona los va a cubrir un cuadro de Fernando Labrada, que ha sido donado para la Esperanza; las flores las dona Marina Flor, y otras floristerías", continúa Gómez Raggio, "no deberíamos decirlo, pero la hermandad casi no va a aportar nada, y sin embargo daremos algo más de lo que cueste para obras sociales".La archicofradía malagueña nació con la llegada de los Dominicos a Málaga. Unida al gremio de toneleros, la devoción por la virgen se remonta a 1641. "La cadena SER dedicó hace dos años algunos programas de Málaga Semana Santa, para recaudar oro para la virgen. Se llamaba: "un gramo de oro para la Esperanza", afirman en la cofradía. "La gente se ha volcado, e incluso la decisión de que la corona fuera de oro partió de la asamblea de hermanos, no de la directiva" asegura Gómez Raggio.

"En Málaga, los cofrades son de su hermandad y de la Esperanza -afirman orgullosos los cofrades de Santo Domingo-, por eso hemos querido que uno de los padrinos de la coronación sea la Agrupación de Cofradías de Semana Santa". El otro padrino será Francisco Sánchez Segarra, que rescató la cara y las manos de la virgen durante la quema de conventos de 1931. Respecto a la presencia de monseñor Ángel Suquía Goicoechea y el nuncio Mario Tagliaferri, en la coronación, la hermandad afirma que Suquía se ofreció durante su etapa de obispo en Málaga, y Tagliaferri dijo que vendría tras una visita a la Esperanza hace dos años.

Sin embargo los grupos apostólicos, "una minoría" según Antonio Burgos, presidente de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), mantienen su postura. "No tenemos nada contra la hermandad, ni contra la Virgen, a la que tenemos devoción como todo católico, pero lo uno no quita a lo otro. Vemos la encíclica del Papa, la de Suquía, y creemos que coronar a la Virgen con oro macizo no está en la línea de ninguna de ellas, ni de la evangélica", asegura Burgos, "además tenemos todo el derecho de manifestar al obispo nuestra opinión". Ramón Buxarrais Ventura, obispo de Málaga, ha declinado hacer manifestaciones al respecto.

"Ya veremos que pasa el día 18", emplazan los cofrades. "La respuesta del pueblo de Málaga es la que contará". Ese día, la plaza de la Constitución se convertirá en un gran altar donde se procederá a la coronación canónica de la Esperanza. El Ayuntamiento malagueño ha dado facilidades para la realización de ese acto, y montará el escenario de la plaza, con sus servicios técnicos. Además ha cedido el Teatro Cervantes para el pregón del día 11.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988