Crítica:ÓPERACrítica
i

Un elogiable esfuerzo

Con Parsifal se cumple el cuarto título de los nueve previstos en esta temporada Ópera 88 programada por el Área de Música de la Generalitat valenciana. Se trata del primer proyecto serio para organizar una temporada de ópera en Valencia desde la desaparición de AVAO en 1979. Dentro de este contexto, y como punto de partida, hay que considerar esta producción propia de Parsifal, inviable hace sólo pocos años y ahora posible con una orquesta ampliada y remozada y un recién creado Coro de Valencia. La experiencia de esta versión tuvo, lógicamente, resultados irregulares, pero representa un elogiable esfuerzo. Parsifal no se representaba en Valencia, como nos recuerda Ramón Almazán en el programa de mano, desde 1920 (en italiano) y 1954 (en alemán). Es, por tanto, una auténtica iniciación wagneriana para los jóvenes aficionados valencianos.Elegir Parsifal para esta primera experiencia puede tener su lógica. Obra de vejez y de una época de felicidad "sin límite", señala Wagner, en la que "el tiempo deviene espacio" (Gurnemanz), tomada como punto de partida y no de llegada. Parsifal es, en efecto, un caminar entre flores en el que Wagner, curiosamente, acentúa el carácter cantable de su música. También podría apoyarse la versión de concierto precisamente para esta obra en cuya época de composición Wagner apelaba al teatro invisible tras crear la orquesta invisible. Obviamente, la Orquesta Municipal resultó bien visible en su esfuerzo por levantar la compleja partitura, en una actuación global estimable, más ponderada y exacta en los metales que en otras ocasiones y con una cuerda notablemente mejorada este último año. El director Alexander Sander mantuvo la tensión dramática del segundo acto, pero no siempre acompañó a las voces con suavidad (como bien enseñaba Knappertsbusch). Destacó como era de esperar la veteranía de John Macurdy (GurnemanzTiturel), seguro y bien impostado, y la Kundry de Ute Winzing, de emisión demasiado oscilante, pero dueña de un registro extenso y brillante en los agudos.

Parsifal

De Richard Wagner. Versión de concierto. Intérpretes: Hermann Winkler, Ute Vinzing, Anthony Raffell, John Macurdy, Gloria Fabuel. Coro de Valencia, dirigido por Francesc Perales. Orquesta Municipal de Valencia. Director: Alexander Sander. Palau de la Música. Valencia, 21 de mayo.

Bien las muchachas-flor y todos los secundarios; mejor el coro masculino que el femenino, alternando desajustes y buenos momentos. Un coro, en todo caso, de excelente proyección por lo escuchado hasta ahora. El público siguió muy atento la versión y aplaudió con entusiasmo, lo que no deja de ser significativo tratándose del infrecuente Wagner en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de mayo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50