Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mitterrand y Kohl analizan el estado de la construcción europea y el desarme

El presidente de la República Francesa, François Mitterrand y el canciller de la República Federal de Alemania, Helmut Kohl, se entrevistaron ayer durante casi cuatro horas en el pueblecito de Dürbach, situado en Baden-Würtemberg, en plena Selva Negra, cerca de la frontera francesa. La construcción europea y el desarme fueron los dos temas mayores de la reunión, a la que seguirá el encuentro, el próximo sábado, de Mitterrand con el presidente del Gobierno español, Felipe González.

Esta tanda de conversaciones vienen a confirmar la voluntad de consolidar el llamado eje Madrid-París-Bonn, dentro de los esfuerzos para la construcción de una defensa autónoma europea. El canciller Kohl aseguró, al término de la reunión, que Francia y la RFA trabajan "cada vez más estrechamente codo a codo" en todos los campos y no tuvo empacho en elogiar abiertamente a Mitterrand, a escasos días de su posible declaración como candidato a la presidencia.El encuentro ha sido precedido por sucesivas tomas de posición en Francia respecto a cuestiones de desarme que afectan directamente a la República Federal. Antes de la cumbre de la Alianza Atlántica, Mitterrand se manifestó contrario a la modernización de los misiles de la OTAN de alcance inferior a 500 kilómetros, y el primer ministro Jacques Chirac se mostró partidario de que los nuevos misiles franceses S-4 sean destinados a una utilización de última advertencia antes de un hipotético ataque nuclear masivo.

Ambas declaraciones forman parte de la rivalidad entre ambos mandatarios por atraerse a los alemanes, justo en el momento en que están a punto de enfrentarse como candidatos a la presidencia de la República. Mitterrand, que se había mostrado Contrario a la llamada triple opción cero, concebida por las dos Alemanias como un freno a la modernización de los misiles de alcance inferior a 500 kilómetros, dio una inflexión a su posición al declarar su hostilidad a, la renovación de misiles proyectada por la OTAN, una medida que no afecta ni incumbe a Francia.

Chirac, en sus deseos de conseguir las simpatías alemanas, ha querido recordar que los proyectos de renovación del arsenal nuclear francés, con los misiles S-4, de alcance previsto en 3.500 kilómetros, pueden servir para garantizar la seguridad de Francia sin poner en peligro el suelo alemán, circunstancia no garantizada por los misiles de alcance inferior a 500 kilómetros.

La atracción de la RFA por las posiciones francesas, en un momento de máxima ideritificación entre las de París y Madrid, supera los límites de los intereses electorales y forma parte de los esfuerzos destinados a crear el núcleo de una futura defensa europea, a partir de la brigada mixta franco-alemana y del Consejo Superior de Defensa, iniciativas que han suscitado el interés del presidente del Gobierno español y que pueden ser objeto de las conversaciones bilaterales del próximo sábado en Doñana.

El presidente Mitterrand, en la conferencia de prensa, no pudo eludir la pregunta obligada sobre su decisión electoral, a la que respondió con la obligada evasiva. "Es una cuestión que no abordo de ninguna forma en un país extranjero aunque sea amigo", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1988