Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las otras listas

P. S. En España es preciso distinguir entre libros en castellano y catalán, idioma éste en el que se producen importantes tiradas y alguna sorpresa para el castellano hablante: El mecanoscript del segon origen, de Manuel de Pedrolo (El mecanuscrito del segundo origen), ha sido reimpreso 29 veces por Edicions 62 desde 1974, y ha vendido 800.000 ejemplares, de los que 200.000 fueron adquiridos por La Caixa. En castellano el libro tuvo una venta mediocre. Ayuda a comprender este éxito el hecho de que el libro haya sido seriado por la televisión catalana y recomendado en los colegios.

La inclusión de un libro en la lista que habrán de recomendar los profesores de catalán es definitiva para su longevidad. Una comisión secreta se reúne anualmente y establece sendas listas de obras recomendadas y obligatorias.

MÁS INFORMACIÓN

Según Montserrat Sabater, de Edicions 62, la edición en catalán ya no vive el tiempo dorado en el que "faltaba todo" y había menos competencia. Si la tirada media de una novela en castellano es de unos 5.000 ejemplares, en catalán va por los 4.000, parte de los cuales son subvencionados. Seguidores de autores como Mercè Rodoreda, Pere Calders, Francisco Candel, entre otros, el público lector catalán es capaz de realizar 20.000 suscripciones a una Historia del Arte Catalán cuyo precio es de unas 60.000 pesetas.

La pasión por el romano

El manual de Derecho Romano de Juan Iglesias, que tiene casi 1.000 páginas y cuesta más de 3.000 pesetas, lleva vendiendo 5.000 ejemplares al año desde hace veinte, informa Marcelo Covián, de la editorial científica Ariel. Es un mundo paralelo, éste de la edición de ensayo, en el que los grandes éxitos pueden ser recopilaciones de estrategias bancarias o introducciones al derecho comparado comunitario.

Éstas son las tendencias dominantes, dice Covián: el derecho comunitario, la hacienda autonómica, y la economía española: ahora se observa un creciente interés por libros de economistas españoles.

El de ensayo es un mercado cautivo y "no hay más cera que la que arde", dice Guelbenzu, que espera un alza en el ensayo. De momento, "un ensayo que va bien vende 5.000 ejemplares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de enero de 1988