El camimo por andar

La Declaración de San José de Costa Rica reconoce el incumplimiento de gran parte de los acuerdos firmados el pasado 7 de agosto en Guatemala, conocídos como Esquipulas 2. En realidad, faltan por cumplir los más importantes, aquellos que intentan detener las guerras que se libran en Centroamérica.La declaración concertada del alto el fuego no ha sido conseguida ni en Nicaragua, ni en El Salvador, ni en Guatemala. Estos tres países se han comprometido en San José a buscar de nuevo procesos de diálogo con sus respectivos movimientos insurgentes.

Después del levantamiento del estado de emergencia, a Nicaragua sólo le queda pendiente de Esquipulas 2 la amnistía, que está condicionada al éxito de las conversaciones de alto el fuego.

Más información

En opinión de los dirigentes de otros países centroamericanos, el Gobierno sandinista tiene también que cumplir con el compromiso de libertad de prensa -algunas emisoras de radio están cerradas y no se concede el permiso para una televisión privada opositora- y con el de garantía de los procesos electorales.

Este último punto afecta también a El Salvador, donde la oposición ha denunciado la falta de condiciones de seguridad para su participación en las elecciones legislativas y municipales del próximo mes de febrero. El Salvador ha cumplido con la amnistía.

En Honduras queda pendiente el compromiso de no utilización del territorio para el apoyo a grupos insurgentes de otros países. Varias instalaciones militares hondureñas albergan a fuerzas de la contra; y la verificación sobre el terreno de esta presencia no ha sido perinitida.

Una vez decidida la expulsión de los dirigentes de Resistencia Nicaragúense que residían y tenían sus oficinas en San José, a Costa Rica no le queda por cumplir ninguno de los compromisos de Esquipulas 2, que, por lo demás, apenas le afectaban.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de enero de 1988.

Lo más visto en...

Top 50