Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad de la ONU pide a Israel que anule las expulsiones de palestinos

Beirut / Washington

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó ayer -por 14 votos a favor y la única abstención de Estados Unidos- una resolución en la que insta al Gobierno de Israel a permitir el retorno de los cuatro palestinos expulsados a Líbano el miércoles pasado y a suspender la futura deportación de otros cinco. Los cuatro expulsados fueron acogidos ayer en Líbano por el Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP), grupo marxista de Georges Habache. El Ejército israelí y sus aliados de la milicia local del general Antoine Labad bloquearon la franja del sur de Líbano, que controlan, para impedir, a tiros si fuera necesario, el retorno de los deportados.

La represión israelí en los territorios ocupados se tradujo ayer en la detención de una decena de dirigentes palestinos, entre ellos el periodista Hanna Siniora, y la ampliación del toque de queda a todos los campos de refugiados, con lo que un total de unas 200.000 personas resultaron afectadas por la medida. Un palestino de unos 30 años murió ayer en una zona declarada "infranqueable" por el Ejército israelí, pero las autoridades militares no confirmaron sur relación con las protestas.La resolución del Consejo de Seguridad -similar a otra adoptada la semana pasada que fue apoyada por EE UU- se sumé a la protesta presentada por el enviado de la ONU a Israel, Marrack Goulding, ante el ministro de Asuntos Exteriores, Simón Peres. Peres respondió que las expulsiones se realizan "de acuerdo a un procedimiento legal en el que la ONU no interferirá".

La deportación de palestinos, declaró ayer el primer ministro israelí, Isaac Shamir, "es el castigo más grave que podemos infligir. Espero que esa medida contribuirá a calmar la situación en Judea-Samaria -Cisjordania- y Gaza". Shamir añadió que la deportación, condenada unánimemente por la comunidad internacional, no afectará a las buenas relaciones entre EE UU e Israel.

El miércoles, una vez conocida la expulsión de los cuatro palestinos a Líbano, el portavoz del Departamento de Estado declaró que Washington "lamenta profundamente tal acción, que constituye una violación de la convención de Ginebra sobre protección de la población civil en territorios ocupados militarmente".

"Pueden expulsarnos de nuestro país, pero nunca arrancarán Palestina de nuestros corazones", declaró ayer en el sur de Líbano Jibril Ahmed Rajub, de 34 años, uno de los deportados, informa Rajub confirmó que ni él ni sus tres compañeros de infortunio habían querido apelar contra la expulsión ante los tribunales israelíes, para no "prestarse a una farsa". Afirmó haber sido torturado durante su estancia en la prisión israelí de Atlit que siguió a su detención, el pasado 28 de diciembre.

Vendados y atados

Los cuatro palestinos expulsados dijeron a los informadores desplazados al sur de Líbano que el miércoles, unos 50 soldados israelíes los sacaron de su lugar de encierro, con los ojos vendados y las manos y los pies atados, y les condujeron hasta un helicóptero que los Hevó al límite norte de la franja de seguridad establecida por Israel en el sur de Líbano.

Los deportados fueron depositados cerca de un cuartel del Ejército libanés, en Rachaya, a 84 kilómetros al sureste de Beirut. El Ejército libanés pretendió llevar ayer a los deportados al puesto de Zeníraya, uno de los escasos pasos abiertos en la zona de seguridad controlada por Israel y sus aliados milicianos, pero éste estaba cerrado y un portavoz de la milicia de Lahad informó que habían recibido instrucciones israelíes de disparar contra los deportados si éstos regresaban.

Los cuatro palestinos -Jibril Mahinud Rajub, Bechir Ahmad Jayri (45 años), Issam Otman Mohamed Hadar (26) y Jamal Mohamed Chakib Jabara (28)- fueron trasladados en la mañana de ayer en una ambulancia a una base del FLPL, en Rala, valle de la Bekaa, a 43 kilómetros al este de Beirut.

Al mismo tiempo, una decena de líderes palestinos, entre ellos dos periodistas, fueron detenidos e interrogados por la policía. Los periodistas detenidos son Ibrahim Kareen, redactor jefe de los servicios de Prensa palestinos y coeditor del semanario Al Awda (El Retorno), y Hanna Siniora, editor del periódico palestino Al Fajr, favorable a la Organización para la Liberación de Palestina, quien ya había sido detenido la semana pasada, informa Víctor Cygielman desde Tel Aviv. Siniora fue liberado horas más tarde. [Posteriormente, la policía israelí detuvo a otro periodista palestino, Abdelatif Jeit, redactor de Al Fajr, informa France Pressel. [El Partido de los Socialistas de Cataluña informó ayer que el periodista Sarman el Jouri, que trabaja para la France Presse en Israel y que acompañó a la reciente delegación de juristas españoles por los territorios ocupados, fue detenido el pasado 11 de enero y luego condenado a 6 meses de prisión por razones reservadas", informa Efe].

[El Consejo de Seguridad se volverá a reunir el viernes para examinar la protesta presentada por Líbano hace una semana por las incursiones aéreas y terrestres de Israel en su territorio, informa Reuter].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de enero de 1988

Más información

  • Segunda detención del periodista Hanna Siniora