Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Carmina Burana', suspendida en Palma de Mallorca por orden judicial

Antonio Martín, titular de un juzgado de Primera Instancia de Palma, ordenó ayer suspender las representaciones de la obra Carmina Burana, del compositor alemán Carl Orff, fallecido en 1982, que se habían empezado a ofrecer en el Teatro Principal, propiedad del Consell Insular de Mallorca. Esta disposición recoge la demanda cautelar presentada por la Sociedad General de Autores de España (SGAE) que, apoyándose en la ley de propiedad intelectual, considera que los organizadores no contaban con todas las autorizaciones pertinentes. El montaje ahora interrumpido había costado diez millones de pesetas, y se había empezado a representar cinco dias antes.Según el auto judicial, la suspensión se debe a no haber sido respetada la prohibición expresa de los herederos de Orff de escenificar esta obra convertida en un ballet. Se trata de la primera acción legal que, en aplicación de esta ley, que entró en vigor en noviembre pasado, se efectúa en España contra una representación escénica.

El conseller de Cultura del Consell Insular de Mallorca, Alfonso Salgado, anunció ayer la suspensión de las representaciones previstas para ayer y hoy, tras hacerse pública la disposición del magistrado.

La SGAE presentó el pasado 30 de diciembre una demanda pidiendo la adopción de medidas cautelares contra la representación iniciada cinco días antes por el grupo Ballet del Mediterrani. En su demanda, y como administradora de los derechos de autor, afirmaba que el montaje no fue autorizado, pese a la solicitud en tal sentido formulada por la dirección del Teatro Principal.

Sorpresa por la demanda

El conseller de Cultura manifestó ayer su sorpresa ante la interposición de esta demanda cinco días después del inicio de las representaciones. Según declaró, la dirección del teatro consideró que existía una autorización porque la delegación en Baleares de la SGAE selló los boletos de entrada, que fueron posteriormente puestos a la venta.Sin embargo, según obra en la disposición judicial, un día antes del estreno de la obra se notificó por carta al director del teatro que estaba "terminantemente prohibida su representación", al tiempo que se le advertía de la posibilidad de emprender acciones legales en caso de efectuarse.

La disposición judicial fue cumplida después de que la SGAE depositara una fianza de cinco millones de pesetas, ordenada por el magistrado para hacer frente a los posibles daños y perjuicios que puedan derivarse de la suspensión, dado el carácter público de la institución demandada. La Sociedad de Autores dispone actualmente de un plazo, que concluye el próximo día 11, para presentar una demanda.

Carmina Burana fue representada en este mismo teatro el pasado año con orquesta y coro, aunque sin ballet. Por otra parte, también fue recientemente representada en Bilbao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de enero de 1988