Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vídeo se instala en los centros de arte

Los museos son el principal medio de difusión de la creación videográfica

El vídeo como soporte de creación y de experimentación pasa por uno de los mejores momentos en España, al amparo de numerosas iniciativas emprendidas por instituciones y entidades culturales. Las creaciones artísticas en vídeo, en particular las instalaciones, alcanzaron un éxito rotundo en la Documenta 8 de Kassel (RFA), exposición clausurada el pasado mes de septiembre y de la que se exhibió esta semana una selección en el Instituto Alemán de Madrid. El Centro de Arte Reina Soria inauguraba, por las mismas fechas, la primera exposición antológica de vídeo español, bajo el título de La imagen sublime, y adquiría el lote completo de las 38 cintas para izonstituir los primeros fondos de su videoteca.

El Centro de Arte Reina Sofía de Madrid inaugura el próximo día 14 una exposición sobre la Bienal de Vídeo del Museo Whitney, de Nueva York. Vitoria celebra, entre los días 17 y 20 de este mes, la tercera edición de su festival de video musical y el Reina Sofía exhibirá en enero la muestra The arts for television, una exposición antológica coproducida y exhibida por algunos de los muesos más importantes del mundo, desde el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) hasta la Tate Gallery de Londres, el Museo Nacional de Arte Moderno y Centro Pompidou, de París, el Stedelijk, de Amsterdam, y otros. El Reina Sofía organizará en febrero, asismismo, una exposición de instalaciones del catalán Antoni Muntadas, pionero entre los artistas españoles de vídeo. Videoforum Internacional, iniciativa que dirige Karin Ohlenschläger para el Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC), organizará, también en febrero de 1988, una exposición de instalaciones videográficas del italiano Fabrizio Plessi.La agenda de próximas manifestaciones videográficas se completa con otras exposiciones a cargo del Instituto de la Juventud, del Ministerio de Cultura, que exhibirá desde el 10 de febrero seis cintas y cuatro instalaciones de jóvenes de toda España que resultaron elegidos en la primera convocatoria de ayuda a la creación "en soportes no tradicionales". Esta muestra del Instituto formará parte de las actividades de Madrid en vanguardia que se exhibirán por las mismas fechas en la feria madrileña de Arco.

Por otra parte, el Círculo de Bellas Artes de Madrid, que inauguró su taller de creación videográfica en el curso 1984-85, ha organizado para mediados de enero y hasta el 10 de febrero, una exposición de instalaciones de Paloma Navares, Pedro Garhel, Alejandro Corominas, Carles Pujol y Antonio Cano. El área de imagen del Círculo quiere aportar al festejo del Carnaval del 13 de febrero, según su coordinador, Antonio Martín, todo un decorado videográfico con más de 14 pantallas gigantes y 50 monitores de vídeo en el salón de baile. Juan Carlos Eguillor preparará el cartel anunciador del carnaval con Imágenes animadas por ordenador.

A todo ello se suma la nueva actitud de Televisión Española (TVE) hacia el soporte videográfico, que representa un salto cualitativo: la dirección de Producción Externa, cuyo titular es Antonio Pozueco, participó por primera vez, en nombre de TVE, junto con el Reina Sofía, en una coproducción internacional realizada por autores de vídeo de diferentes países bajo el título de Time code, que está pendiente de emisión. El gallego Xavier Villaverde realizó para esta coproducción el segmento español Golpe de látigo. Villaverde estuvo presente con una cinta (Veneno puro) en Documenta 8.

La actitud de TVE reviste particular importancia por cuanto los autores de vídeo de todo el mundo ven en las emisoras de televisión el canal natural para la difusión de cintas videográficas, función que desempeñan priorítariamente los museos.

Producciones nacionales

Existen otras múltiples actividades relacionadas con el vídeo, algunas de ellas permanentes, como las coproducciones e intercambios entre distintas ciudades y artistas europeos que patrocina y oganiza Rompeolas, de la Consejería de Educación (Comunidad de Madrid) y el Ente Público Radiotelevisión Madrid. Rompeolas ha promovido igualmente la creación de la Asociación de Productores de Vídeo Independiente (APV1) que el pasado martes organizó la primera exhibición titulada Producciones nacionales de autor-I, con cintas de Javier Codesal y las primeras obras del colectivo Dársena.Hay dos entidades privadas que se han distinguido de modo particular por la promoción del vídeo en nuestro país: el Instituto de Estudios Norteamericanos de Barcelona, organizador, entre otras iniciativas, de las bienales de Whitney -la que ahora exhibirá el Reina Sofía- y el Instituto Alemán, en Madrid y Barcelona, que ya en 1979 patrocinó las primeras creaciones del español Pedro Garhel y que esta misma semana, durante tres días, ha organizado una selección de las obras de vídeo presentes en la última Documenta de Kassel.

La muestra alemana ha puesto de relieve el auge de las videoinstalaciones -la construcción de un espacio escultórico mediante monitores e imágenesde vídeo o su integración en otros espacios arquitectónicos y escultóricos- y ha demostrado que su lugar natural de exposición es el museo, la galería, y lugares o recintos que acojan obras de arte en general.

Wolfgang Preikschat, seleccionador de las cintas de vídeo de Documenta 8, que presentó en Madrid la selección ofrecida por el Instituo Alemán, apoya esta interpretación en el hecho de que la galería Thomas, de Múnich, haya comprado dos instalaciones (incluidos los equipos técnicos) exhibidas en Documenta 8: Les larmes d'acier, de la belga Marie-Jo Lafontaine, y Roma, del italiano Fabrizio Plessi. El aeropuerto de Amsterdam también acaba de adquirir una vídeo instalación de Nan Hoover.

Preikschat no cree, en cambio, que el museo o la galería sean el lugar idóneo para difundir las cintas de vídeo, que apenas tuvieron resonancia en Documenta 8. Pedro Santos, responsable del área de cine y audiovisuales del Reina Sofía, cree,al contrario, que "ante la escasez de circuitos comerciales para el vídeo, el museo sigue siendo un lugar idóneo. Nosotros hemos cobrado una entrada, por primera vez en España, para ver obras de vídeo con motivo de la exposición La imagen sublime, a razón de 150 pesetas, el mismo precio que para acceder a la filmoteca, y el Centro tuvo un éxito rotundo de público".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 1987