Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Fundir el cuerpo con imagenes

Hay, además de las cintas de video y de las vídeoinstalaciones, una tercera manifestación de este arte: las performances, actuaciones en vivo de artistas que utílizan el medio vídeo como soporte auxiliar de su creación, como apoyo o complemento del lenguaje gestual del cuerpo.Elisabeth Jappe seleccionó medio centenar de performances para la última edición de Documenta 8 -en la que intervinieron los españoles Pedro Garhel y Rosa Galindo- y presentó en cí Instituto Alemán de Madrid el pasado día 1 una selección de las mismas y la actuación en vivo de una de las artistas más conocídas: la alemana Ulrike Rosenbach, con La traviesa.

Rosenbach utiliza un piano con el que interpreta apenas unos compases; un casete de audio que reproduce un monólogo lento y pausado que alude a una especie de liberación y superación del temor a salir de sí misma y a vencer obstáculos interiores y exteriores, más el sonido lejano de campanas (cuya persistencia enfatiza la sensación de que se está dilatando en veinte minutos

un instante de vida); un montículo de arena; un monitor en el que un vídeo reproduce escenas paisajísticas; un proyector de vídeo que reproduce sobre una pantalla grande, al fondo del escenarío, la imagen de una mano con un picel que dibuja unos trazos y sobre los cuales la artista pintará un círculo rojo; dos tiras verticales de papel negro bordean la pantalla blanca y sobre ellas trazará, de espaldas, unas espirales,con tiza; una cuerda atraviesa el ,escenario y la artista, vestida con camisa y pantalones blancos que .nacía el final cambia por una falda roja, utiliza, como único ornamento, dos cuernos plateados.

La performance resulta ser una integración del cuerpo de la artista, de sus gestos y ritos (arrastrarse, girar, dibujar o pintar, reclinarse sobre el piano) con las imágenes de la pantalla y con el propio proceso de la proyección ya que se superpone su cuerpo con los haces de luz y colores del proyector. "Mi trabajo consiste en esa fusión entre el cuerpo, la luz del proyector y las imágenes", comenta Rosenbach.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 1987