Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno Civil señala que en la operación actuaron 1.600 agentes

El Gobierno Civil de Guipúzcoa difundió anoche un comunicado en el que detallaba la operación Akaitz, en la cual, según la nota gubernativa, participaron unos 1.600 miembros de la. Guardia Civil.Los, detenidos en la operación policial, además del liberado José Antonio López Ruiz, Kubati, son: Emilio Hernández Gabiola, Emilia Hernández González, Em'lia Redondo Hernández, Rafael Hernández Gabíola, Jose Franc1sco Lizaso Azkonobieta, María del Carmen Mach1an Goikoetxea, José Manuel Urkio a Lasa, María José Lazkano Peñagaricano, José María Pérez Díaz, Teresa Ortiz García y María Dolores Sorondo Oyarzábal.

En la operación fueron localizados pisos francos de la organización, terrorista en Ordizia, Zarautz, Tolosa, Azpeitia, Usúrbíl, Beasáin, Víllabona y, San Sebastián.

Fuentes policiales indicaron ayer que algunos de los 11 colaboradores del comando Gohierri-Costa arrestados fueron sometidos a vigilancia y sus comunicaciones telefónicas intervenidas desde el día 1 de este mes, fecha del asesinato en Ordizia del cabo de la Guardia Civil Antonio Mateo Melero.

Historial

Además del asesinato de Yoyes y del cabo Antonio Mateo, la policía atribuye a Kubati los últimos asesinatos perpetrados en Guipúzcoa y más de una decena de atentados mortales, entre ellos e¡ que costó la vida en San Sebastián, el 25 de noviembre de 1986, al gobernador militar de Guipúzcoa, Rafael Garrido Gil, a su mujer, a su hijo y a una ciudadana portuguesa que transitaba por el lugarde la acción.Kubati era el único superviviente del comando Gohierri-Costa, tras la muerte de Rafael Etxebeste y María Teresa Pérez Sever, alcanzados por su propia bomba en septiembre último en San Sebastián.

El liberado etarra participó también, según la policía, en otros cinco asesinatos: el del obrero Juan Sánchez Sierra, en Cestona; el del industrial José LarraÑaga Arenas, en Azcoitia; el de dos miembros de sendas patrullas de la Guardia Civil, y el de un policía alcanzado en San Sebastián por la explosión de un coche-bomba.

Otras acciones de las que la policía acusa a Kubati son el secuestro, en diciembre de 1986, del industrial Jaime Caballero Urdampilleta, liberado en febrero de 1987; el lanzamiento de granadas contra los cuarteles de la Guardia Civil de Ordizia y de Zarautz, y varios atentados contra intereses franceses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1987