Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANCIÓN

Maestro en edición de bolsillo

Con un acompañamiento tan escueto como eficaz salió Gato Pérez al escenario para cantar sus canciones a ritmo de rumba, cha cha cha, bolero o milonga. Interpretó preferentemente composiciones de su último disco, pero no dejó de incluir algunas de sus viejas canciones (Granito de sal, El ventilador, Gitanitos y morenos o Veneno blanco), temas que forman parte por derecho propio de una antología de las joyas de la música popular española de todos los tiempos.A veces no se le entendió bien lo que cantaba, lo que suele ocurrir en sus actuaciones; su fraseo desgarrado y roto dificulta de cuando en cuando la comprensión de los textos, y uno no llega a saber bien si ésta es una característica ineludible del cantante o un simple truco para forzar la posterior audición detenida de las canciones.

Gato Pérez

Con Josep Lladó (teclados y piano), Juan Rectoret (bajo y voces) y Andrés Simón (batería). Sala Elígeme. Madrid, 2 de noviembre.

En cualquier caso, las canciones de Gato Pérez deben escucharse más de una vez para ir descubriendo todos los matices. Gato Pérez es siempre personal y único, cante con un gran acompañamiento o con un pequeño grupo; en esta ocasión fue como un maestro en edición de bolsillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1987